Resumen

El cómico, casi ridículo, aspecto de Hercule Poirot variaba la idea que se había hecho de él. Sería capaz de realizar las maravillas que se le atribuían con aquella cabeza de huevo y aquellos enormes y engominados bigotes? Estos ocho casos lo demuestran.

1 críticas de los lectores

8

Los 8+1 casos de Poirot (¡el título nos engaña!) tienen un talón de Aquiles: son repetitivos en la fórmula que organiza la trama. Pero esa insistencia en el esqueleto de la narración no desdibuja todas las virtudes que posee cada historia: la minuciosidad en detalles inadvertidos no solo para los personajes (excepto para Poirot, claro), sino también para el lector; la ironía sutil, persistente; la mordacidad elegante con que se presenta lo británico; y la habilidad para las caracterizaciones. Como siempre, Agatha.

hace 8 meses