NOTICIAS FELICES EN AVIONES DE PAPEL MARSÉ, JUAN

Nota media 6 Bueno 5 votos 2 críticas
  • GéneroNarrativa
  • EditorialLUMEN
  • Año de edición2014
  • ISBN9788426401694
  • Idioma Español

Resumen

Es un día cualquiera de un verano de finales de los años ochenta, y Bruno, con quince años recién cumplidos, sube a desgana los peldaños de una escalera; arriba, en el segundo piso, le espera la señora Pauli, una viejecita que aun lleva los labios pintados de carmín... Bien mirado, hoy no es un día cualquiera porque la señ ora Pauli ha tenido una gran idea: lanzar aviones de papel cargados de buenas noticias desde su balcón. Abajo, en la calle, están Óscar y Jan, dos hermanos como dibujados en blanco y negro, y a su alrededor unas calles que pertenecen al pasado pero están más vivas que nunca. Con esta novela breve, Juan Marsé rinde un espléndido homenaje a la memoria y a la felicidad, unas palabras viejas que en manos del gran maestro de repente parecen nuevas, como acabadas de estrenar.

2 críticas de los lectores

La última obra salida de la pluma de Juan Marsé es breve, una nouvelle de en torno a noventa páginas que se devora en cuestión de una, dos o tres horas; un género que no le resulta ajeno al autor, pues ya tenía ejemplos tan relevantes como «Ronda del Guinardó» o «El fantasma del cine Roxy».
Aquí el protagonista es Bruno, un joven de quince años en proceso de maduración. Su atención gira en torno a dos polos sobre los cuales gravita, dos polos desagradables y en parte ajenos: su padre, hippy ibicenco de modos y andares que le repugnan —pues le abandonó cuando pequeño—; y la señora Pauli, vieja vecina loca, con loro, rara, un incordio de constantes peticiones, pero que será la que finalmente espolee los sentidos de Bruno. Y cuando lo haga, hará lo mismo con los del lector, en un sutil ejercicio de memoria y de la pervivencia del pasado en el presente.
La atmósfera de este agradable cuento es difusa, casi espectral, que nos retrae a la Barcelona de finales de los 80 vista con la percepción cambiante de lo juvenil. Una atmósfera que se relaciona bien con las magníficas ilustraciones de María Hergueta —unas diez, incluyendo la cubierta— y que gana con el formato escogido para la edición, amplio y generoso en sus tipos y márgenes. Es, desde luego, uno de esos libros que si se quieren regalar garantizan un acierto casi seguro. Pero el mejor regalo, como siempre, es darse a uno mismo la tarde de lectura gozosa que esta obrita puede ofrecer. (Carlos Cruz, 27 de febrero de 2015)

hace 3 años
9

Es una novela breve que me ha encantado. Ambientada en la Barcelona de los años 80, en el barrio de Gràcia, el protagonista es Bruno, un adolescente de 15 años fruto del amor que surgió entre sus padres en una comuna hippy en Ibiza. Entre los recados que le manda su madre, Bruno tiene que visitar a la señora Pauli, una vecina anciana que le encarga "trabajillos" bastante peculiares. La señora Pauli es originaria de Varsovia, de donde huyó tras la invasión alemana, pero cuyos recuerdos del pasado no han desaparecido.
Durante sus vacaciones, Bruno se ocupará de las peticiones de su vecina, conocerá a dos extraños niños de aspecto miserable y enfermizo con los que entablará cierta relación, y tendrá que lidiar con la aparición repentina de su olvidado padre. Se trata en el fondo de una novela de aprendizaje, con una prosa bella y rica, y con un toque fantástico que la hacen genial.
Aunque se repita el tema de otras novelas del autor, de un adolescente descubriendo el mundo y sus miserias –y por qué no la compasión–, ésta me ha gustado mucho, quizá por su brevedad, pero me ha llegado la historia, la ambientación, los personajes… y la recomiendo especialmente. Además la edición es muy cuidada y bonita, con ilustraciones de María Hergueta. Se lee en un rato y es una delicia.

hace 1 año