Resumen

Jasper Gwyn es un escritor. Vive en Londres y, verosímilmente, es un hombre que ama la vida. De repente, tiene ganas de parar. Tal vez de parar de escribir, aunque la suya no es la crisis que aflige a los escritores sin inspiración. Jasper Gwyn parece querer cambiar de perspectiva, llegar hasta el meollo de cierta magia. Le sirve de apoyo, de cómplice, de asistente, una muchacha que va recogiendo, con rabiosa devoción, lo que progresivamente va siendo el misterio de Mr Gwyn.
Alessandro Baricco entra en las simetrías secretas de este misterio con el paso seguro y resuelto de quien conoce y ama los senderos que recorre. Mueve dos formidables personajes que hacia la mitad de la novela se pasan el testigo, y si a Mr Gwyn le toca barajar las cartas del misterio, la muchacha tiene la tarea de recomponer la secuencia para llegar a una audaz y luminosa evidencia.

3 críticas de los lectores

6

Esta lectura ha sido una gran sorpresa. No veía por donde tiraba la historia, no había hecho más que empezar y ya me sentía un poco estancada. Pero en el momento en que despega y comienza ese nuevo proyecto, esa nueva ilusión, me atrapó muchísimo. Por ser una idea tan extraordinaria, tan original y estar descrita con una gran sensibilidad y delizadeza. Pero ha sido una lástima que el final en lugar de acabar de enmarcar lo que me ha parecido una historia maravillosa y singular, termina con melodrama sin necesidad y misterio absurdo, lo que me ha ido desinflando y me ha dejado un poco fria. Me quedo con sus interesantes reflexiones y con la parte para mí más rica que es la que me ha atrapado y que se queda conmigo.

hace 1 año
6

Me pareció un libro ameno y diferente, aunque de esos en los que hay que saber leer entre líneas (y yo no supe). No entendí el trasfondo que supongo que tiene, porque la historia en sí es muy rara.

hace 4 años
3

Las cien primera páginas son excepcionales. Un personaje de lo más original divagando sobre el oficio del lector y el sentido de la literatura. Proponiendo, incluso, un nuevo género. Sin embargo, las últimas sesenta y ocho son horrorosas. baricco deja de ser escritor para convertirse en una suerte de mago dispuesto a revelarnos una gran verdad, que luego acaba siendo el primer capítulo de un manual de introducción a la literatura. Por otro lado, ese segundo personaje que coge el testigo a mitad de la novela --y que Baricco utiliza para "revelarnos" esa gran verdad-- no tiene ningún interés.

hace 6 años