MIS CHISTES, MI FILOSOFÍA ZIZEK, SLAVOJ

Nota media 6 Bueno 1 voto 1 críticas
  • GéneroEnsayo
  • EditorialANAGRAMA
  • Año de edición2015
  • ISBN9788433963802
  • Idioma Español

Resumen

Slavoj Žižek, a quien se ha calificado del «filósofo más peligroso de Occidente», resulta ser también el más divertido. Pero aquí, naturalmente, la palabra divertido no es sólo cuestión de risa (que también), sino que implica una actitud irónica, subversiva, reflexiva y comprometida. El presente libro reúne 107 chistes, desperdigados por toda la obra de Žižek, en un volumen que parece dar la razón a la frase de Wittgenstein: «Una obra filosófica seria debería estar compuesta enteramente de chistes.» No hay mejor vehículo que el chiste para ayudarnos a comprender las trampas del lenguaje, para hacernos pensar con una sonrisa o una carcajada, para colocarnos delante el espejo de nuestro propio yo y de la sociedad, pues el chiste es siempre una proyección del subconsciente colectivo, de sus miedos, de sus odios, de todo aquello que el estado reprime y acaba aflorando en un estallido de libertad e insolencia. Pero en los chistes de Žižek encontramos también un compendio bufo de la historia occidental de los últimos cincuenta años: desde el socialismo real (aquí ya convertido en irreal) hasta el capitalismo siempre irreal, donde Lenin, Brézhnev, Bush, Juan Pablo II, Jesús, Clinton aparecen como personajes del envés de la historia, y en su parodia ofrecen su faz más auténtica. Las ideas preconcebidas, el feminismo, la prostitución, el adulterio, la religión («desde la perspectiva teológica, Dios es el bromista supremo», dice Žižek) se someten a una meticulosa y jocosa demolición. Su marxismo bebe tanto de Groucho como de Karl, y ambos se hermanan de tal modo que parece que ya no puedan existir el uno sin el otro, pasando a acompañar a Lacan, Freud, Hegel o Heidegger, cuatro de los filósofos de cabecera de Žižek en su deconstrucción de lo que llamamos «verdad», mostrando su aspecto más estrambótico y sin olvidar que, como decía Guy Debord, «lo verdadero es un momento de lo falso». En este libro encontramos una vez más ese afinado cóctel marca de la casa entre erudición y cultura popular, humor y reflexión, ligereza y profundidad: ahora el dialéctico se viste de comediante y nos deja con una sonrisa (a veces helada) en la boca.

1 críticas de los lectores

¿Puede uno sonreír, e incluso carcajearse, mientras se analiza el socialismo real, el psicoanálisis lacaniano, la tríada hegeliana o el deconstructivismo de Derrida? En este volumen de Slavoj Žižek, uno de los pensadores más subversivos y atractivos del panorama actual, la respuesta viene dada con firmeza: un rotundo sí.
Se trata de una colección de fragmentos entresacados de otros textos del pensador esloveno, en los cuales los derroteros analíticos del pensamiento se clarifican, con una atractiva analogía, a través de chistes que saltan de Brézhnev a los judíos, pasando por los Monty Phyton. Es el uso del chiste como ejemplificación del raciocinio y del discurso filosófico. Resulta así que los chistes, muchas veces, «se explican», pero contrariamente a lo que podríamos pensar —y a lo que nos dice lo supuesto, que la explicación hace perder la gracia—, con ello los chistes no se hacen menos divertidos; al revés, adquieren más matices, alcanzan una pátina de reflexividad que los vuelven más aprovechables.
Son, en definitiva, un total de 107 perlas, con las cuales caminar un rato divertido —y en ocasiones desternillante— por la traviesa filosofía de Slavoj Žižek. (Carlos Cruz, 16 de marzo de 2015)

hace 3 años