Resumen

Cirqueros solitarios, estresadas meretrices, parejas en apuros, guiones y poemas que huelen a muerto, en Microndo, gota de agua, los instantes son eternos y la eternidad cabe en dos líneas. Desde el Génesis hasta el Apocalipsis, en esta galería de brevedades encontrarán psicópatas, asesinos en serie, gánsteres y a un microcuentista en apuros. Y un periódico, el Microndo Crónico, que por la mañana y por la tarde informa sobre lo que pasa en ese lugar —real o mágico—, pero sin duda, breve.

1 críticas de los lectores

Microndo es un mundo de fantasía donde todo puede suceder. Las breves historias –microcuentos, microrrelatos, como queramos llamarlas- están escritas con ese sabor de autores como Galeano –inevitable la comparación- y nos llevan a lo profundo de la creación. Son el germen y el origen de un mundo que nos traslada a Gabo y al realismo mágico sin que sepamos cómo. De repente estamos inmersos en un universo lingüístico e imaginario muy personal dotado de inteligencia y buen hacer literario.
Es un librito para abrir y cerrar en distintos momentos del día. Lees una historia, la saboreas, la piensas. Vuelves a hacerlo, sonríes, asimilas otra. Así, nuestra imaginación no deja de estimularse y acabamos sintiendo que hay algo de nosotros en Microndo, que de algún modo trata sobre todo el género humano.
Es una excelente lectura para los que buscan placeres breves e intensos condensados en pocos minutos. (Elsa Veiga, 12 de diciembre de 2014)

hace 3 años