Resumen

Stella Sweeney lleva una vida muy normal en Dublín con su marido y sus dos hijos. Un día, en medio de un atasco en la carretera, intenta hacer una buena obra para mejorar su karma... Pero lo que consigue es provocar un accidente que dejará su coche hecho añicos y que, de paso, le cambiará la vida. A partir de entonces, los acontecimientos más inesperados y extraordinarios se suceden y llevarán a Stella muy, muy lejos de su antigua existencia hasta convertir a esa mujer tan corriente en una superestrella. Y todo de la mano de un médico muy atractivo. ¿Ha sido el azar, el destino o el karma? Por primera vez en la vida de Stella, la verdadera felicidad está a su alcance. Pero ¿está preparada para atraparla?

6 críticas de los lectores

7

He leído casi todo lo que han publicado en español de Marian Keyes, sin ser de los que menos me han gustado, no está en el top. Aunque es fiel a su estilo de de humor, ironía, sentimientos... me ha dejado un poco fría.

hace 7 meses
8

Pese a que su último libro no me gustó mucho, le di una oportunidad a éste y no me ha defraudado. Marian Keyes vuelve a contarnos una historia romántica llena de sentido de humor ácido, de personajes subrealistas, y situaciones divertidas con toques agridulces. Un libro muy entretenido que hace pasar muy buenos ratos.

hace 2 años
5

Soy una gran admiradora de Marian Keyes, he leído todos sus libros y con diferencia este es el que menos me ha gustado, Aunque sigue con una lectura muy amena no te engancha salvo en dos ocasiones contadas, además que le sobran muchas páginas.

hace 2 años
6

Esta escritora me gusta mucho, tiene libros amenos y entretenidos. Éste en concreto no defrauda, aunque me ha parecido algo más flojito que sus anteriores obras. Aún así, se lee bien y te arranca más de una sonrisa

hace 2 años
7

Es el primer libro que leo de Marian Keyes y me gustó bastante, es divertido, aunque según creo la autora los tiene mejores. No le doy la máxima puntuación porque creo que le sobran algunas páginas.

hace 3 años
8

Nunca defrauda, divertidísima como siempre, todaví a recuerdo ese latigazo con el cinturón y me río...

hace 3 años