Resumen

En 1849 Fiódor Dostoievski fue sometido a una condena de ocho años de trabajos forzados en Siberia acusado de «crímenes contra la seguridad del Estado». En 1862 aparecería en forma de libro Memorias de la casa muerta, el recuento de sus experiencias en presidio. De su sentimiento de desubicación, de la convivencia forzosa, del progresivo conocimiento de su condición y de cuanto le une o le distancia de los demás, surge este estudio «emocionado y conmovido» sobre la mentalidad carcelaria y la psicología criminal.

1 críticas de los lectores

8

este libro es uno de mis favoritos del autor, muestra como era realmente el destierro en siberia y las secuelas que dejaba, era mi pasatiempo durante mi bachillerato

hace 1 año