MELOCOTÓN EN ALMÍBAR. NINETTE Y UN SEÑOR DE MURCIA MIHURA, MIGUEL

Nota media 7,13 Muy bueno 15 votos 1 críticas

Resumen

Miguel Mihura (1905-1977) rompió con su primera obra, Tres sombreros de copa, los moldes del teatro de la primera mitad del siglo XX. Hombre genial, vividor, dibujante (Gutiérrez), periodista (La Ametralladora y La Codorniz), guionista (¡Bienvenido Mr. Marshall!, en colaboración con Berlanga), escritor y dramaturgo, "es, antes que nada, un poeta". Así lo ve Antonio Mingote en su excelente prólogo a estas dos obras: Melocotón en almíbar y Ninette y un señor de Murcia. Como en todo el teatro de Mihura, son los personajes femeninos los que animan y argumentan las dos comedias: la monja sor María, detective aficionada; Nuria, una chica de "vida alegre"; Doña Pilar, ama de casa tontaina y charlatana, o Ninette, prototipo de mujer ideal, libre, alegre, desinhibida. Con Melocotón en almíbar, parodia de las novelas policiacas, consigue Mihura una comedia de "suspense" pulida y trabajada; Ninette y un señor de Murcia, donde caricaturiza la vida española de la época, en su contraste con la parisina, es "sin duda, una de las mejores comedias de su autor. Y, tal vez, desde el punto de la mecánica teatral, la mejor".

1 críticas de los lectores

8

No he podido evitar acordarme de las películas españolas de los años 60: Atraco a las tres, Berlanga, etc. Las dos obras tienen una corriente subterránea moral y sobrenatural importante: ¿por qué sabe la monja lo que sabe? ¿Es Ninette una alucinación producida por el deseo? Tienen finales abiertos en los que la historia vuelve a comenzar de nuevo porque parece que por fin la comprendemos. Están llenas de humor que se basa en la palabra pero sobre todo en lo situacional. Verlas representadas tiene que ser una gozada. A pesar de que se basan en una estructura teatral tradicional es cierto que por los planteamientos son innovadores. Solamente leídas me ha dado la sensación de como si fueran relatos dialogados, llenos de magia y humor. Una gozada.

hace 7 años