LOS TRES ESTIGMAS DE PALMER ELDRITCH DICK, PHILIP K.

Nota media 6,86 Bueno 14 votos 1 críticas

Resumen

En un futuro no muy lejano, lo único que hace soportable la vida a los seres humanos son las drogas. Obligados a huir de un planeta Tierra casi inhabitable, los colonos de Marte viven bajo el dominio de Leo Bulero, propietario de Equipos P. P., la compañía que fabrica las miniaturas y administra el alucinógeno ilegal (Can-Di) que les permite evadirse trasladándolos a universos y cuerpos de muñecos tipo Barbie. El monopolio de Bulero se ve seriamente amenazado cuando Palmer Eldritch regresa de un largo viaje trayendo consigo una droga nueva y legal (Chew-Zi) que anuncia bajo el lema «,Dios promete la vida eterna. Nosotros la proporcionamos»,.El antihéroe de esta novela, Barney Mayerson, empleado de Equipos P. P., se verá inmerso en una trepidante intriga que le enfrentará a conflictos de lealtad, justicia y amor. A su vez, se acercará al núcleo de un misterio: ¿qué pretende Palmer Eldritch? Ya no parece humano, ¿qué clase de metamorfosis ha sufrido? ¿Se ha convertido en una divinidad o en un ser infernal?Ésta es una novela absorbente donde se despliegan motivos constantes en la narrativa de Dick: la mezcla de drogas y religión, el malestar psicológico de los personajes, el poder y la locura, la presencia de un demiurgo cruel y, sobre todo, la multiplicidad de niveles de la realidad y la difusa frontera entre ésta y la ilusión.

1 críticas de los lectores

7

Terminado con una sensación muy similar a la de otras novelas que he leído de Dick. Argumento excelente con multitud de conceptos interesantes como el cambio climático (las playas mas exclusivas están en la Antártida), precogs usados con fines comerciales, los colonos que viven fuera de la Tierra y que llevan una vida tan miserable que necesitan drogas para evadirse de la realidad, la gente de dinero que evoluciona de forma artificial. Pero llega el final y cuando uno espera algo memorable, Dick se pone a filosofar sobre religión, el argumento se embrolla demasiado, el rizo se queda tan rizado que ya no se sabe si es un rizo o que demonios es, algunos personajes que parecían importantes quedan olvidados, su destino se resuelve apresuradamente. Seguiré leyendo al autor porque en la balanza lo bueno pesa mas que lo malo, pero sigo esperando un libro suyo que me entusiasme de principio a fin.

hace 4 años