LOS HOMBRES ME EXPLICAN COSAS SOLNIT, REBECCA

Nota media 7 Muy bueno 4 votos 1 críticas

Resumen

En este conjunto de ensayos mordaces y oportunos sobre la persistente desigualdad entre mujeres y hombres y la violencia basada en el género, Solnit cita su experiencia personal y otros ejemplos reales de cómo los hombres muestran una autoridad que no se han ganado, mientras que las mujeres han sido educadas para aceptar esa realidad sin cuestionarla. La autora narra la experiencia que vivió durante una cena en la que un desconocido se puso a hablarle acerca de un libro increíble que había leído, ignorando el hecho de que ella misma lo había escrito, a pesar de que se lo hicieron saber al principio de la conversación. Al final resultó que ni siquiera había leído el libro, sino una reseña del New York Times. El término mansplaining conjuga man («hombre») y explaining («explica»), en alusión a este fenómeno: cuando un hombre explica algo a una mujer, lo hace de manera condescendiente, porque, con independencia de cuánto sepa sobre el tema, siempre asume que sabe más que ella. El concepto tiene su mayor expresión en aquellas situaciones en las que el hombre sabe poco y la mujer, por el contrario, es la «experta» en el tema, algo que, para la soberbia del primero, es irrelevante: él tiene algo que explicar y eso es lo único que importa.

1 críticas de los lectores

9

El libro comienza con una anécdota muy graciosa pero con un trasfondo horrible; la condena del silencio. Las mujeres hemos vivido silenciadas durante mucho, mucho, mucho tiempo, tanto tiempo como el que que tiene la historia (y la prehistoria). Muchas aún siguen silenciadas. A lo largo de 139 páginas -sin contar los agradecimientos-, Rebecca nos desgrana las terribles consecuencias de este silencio. Porque sí y cito textualmente; "los hombres nos explican cosas, a mí y a todas las mujeres, independientemente de que sepan o no de lo que están hablando. Algunos hombres" (...)Los hombres me explican cosas habla de la superioridad que el hombre cree tener sobre la mujer, de como se ve con derecho a poseer nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestra libertad, en definitiva se cree con derecho a controlarnos. Habla de que cuando una de nosotras decide alzar su voz y denunciar que nuestros cuerpos son eso, nuestros, somos atacadas, desprestigiadas, tratadas de locas o histéricas, como nos recuerda la autora, histeria significa útero en griego. En su ensayo nos habla de cómo la prensa invirtió todo su esfuerzo en desprestigiar a la primera mujer que denunció acoso sexual en su puesto de trabajo. Pero también nos recuerda que fue una camarera de hotel quién hizo tambalearse la carrera del director del FMI, y con ello aprovecha para recordarnos que estos mismos depredadores sexuales, que están en el poder y dirigen órganos de gobierno, grandes empresas, bancos, etc, actúan en sus políticas igual que en su trato con las mujeres: abusando y violando, y que sean cuerpos o derechos les da lo mismo. Raquel Caride, reseña completa en https://literataleaks.blogspot.com/

hace 1 semana