Resumen

Lavinia crece sin conocer otra cosa que la paz y la libertad hasta la llegada de sus pretendientes. Su madre exige que contraiga matrimonio con el apuesto y ambicioso Turno. Pero los augurios y las profecías de los manantiales sagrados afirman que deberá casarse con un extranjero, que provocará una guerra y que su marido no vivirá demasiado tiempo. Al ver que una flota de barcos troyanos llega remontando el Tíber, la joven decide tomar las riendas de su propio destino. Y así nos cuenta lo que Virgilio no hizo: la historia de su vida y del amor de su vida. Le Guin da voz a este personaje surgido de la Eneida de Virgilio en una novela que nos transporta al mundo semisalvaje de la Italia antigua, cuando Roma no era más que una aldea mugrienta situada cerca de siete colinas.

1 críticas de los lectores

8

Sorprendente novela en que la autora toma un personaje secundario, apenas desarrollado, de la Eneida de Virgilio, y lo convierte en protagonista de su novela. Me costó entrar en la historia, pues desconocía el argumento del libro, y al no estar narrado cronológicamente, las primeras páginas te descolocan un poco hasta que te sitúas. Aunque esta “incertidumbre” queda recompensada con creces al avanzar la lectura y al releer esas primeras páginas una vez finalizado el libro. La historia la cuenta Lavinia, hija del rey Latino, que vive en el Lacio, región en la que posteriormente se fundaría Roma. Está ambientada en un pasado indefinido, siglos antes de Cristo. De su voz conocemos su vida, su tranquila y pacífica infancia y juventud, hasta que empiezan a llegar los pretendientes que aspiran a casarse con ella; sus conversaciones con “el poeta” que le anuncia parte de su destino y su matrimonio. La historia, las descripciones que hace de la vida cotidiana y los personajes son muy creíbles y cercanos. Es el primer libro que leo de la autora, conocida sobre todo como escritora de fantasía y ciencia ficción, y me ha parecido una gran narradora, sin duda la seguiré leyendo. Es una novela épica fascinante que me ha dejado con ganas de leer el poema original de Virgilio, la “Eneida”. Me ha gustado mucho y la recomiendo.

hace 6 años