LA POESÍA DE LOS NÚMEROS. Cómo las matemáticas iluminan mi vida TAMMET, DANIEL

Nota media 7 Muy bueno 3 votos 2 críticas

Resumen

Cerrad los ojos. Imaginad un espacio sin límites. Imaginad los movimientos de una partida de ajedrez perfecta. Imaginad que el número 4 pudiera decirse de muchas maneras diferentes. Imaginad los acontecimientos infinitesimales que pueden conducir a que estalle la revolución en un país. Imaginad una tribu que, por no saber contar, no planea nada que se prolongue más de un día. Imaginad a Shakespeare descubriendo el número cero y las dimensiones de una ausencia. Imaginad que pudierais leer un libro de una infinidad de maneras distintas. Me llamo Daniel Tammet, y soy sinestésico: percibo los números con colores y siluetas. En mi cabeza, contar es como pasear por un bosque. Tengo diagnosticado, además, el síndrome del sabio: puedo aprender un idioma en una semana, y recitar decimales del número pi durante cinco horas (por eso me dieron un Guinness)...

2 críticas de los lectores

Daniel Tammet, además del síndrome de Asperger y epilepsia, tiene una muy rara variante, el síndrome del savant, del sabio. Su mente y su capacidad de cálculo y de memoria, o de aprender idiomas, son, sencillamente, prodigiosas. Entre sus logros se encuentra el récord de memorización de dígitos de pi, 22.514 que recitó en poco más de cinco horas.
Ante la particularidad de un autor como Tammet, y un título tan sugestivo —cuando se le acompaña el subtítulo— como La poesía de los números. Cómo las matemáticas iluminan mi vida, se imponen un par de advertencias sobre lo que no es este libro.
No es un desfile de circo, en el cual Tammet haga alardes de sus capacidades, y se nos narren —y expliquen— grandes proezas mnemotécnicas, y demás logros rayanos en la prestidigitación.
No es un manual más al uso sobre lo maravillosas que son las matemáticas, con recurrentes ejemplos y curiosidades al torcer y retorcer números y geometrías.
Por contra, La poesía de los números tiene mucho de literatura testimonial. Tammet nos habla de distintas historias, anécdotas o planteamientos —su experiencia como docente con niños pequeños, la adopción del cero algebraico tras la tradición romana de los números-letra, el cálculo de probabilidades, el ajedrez...—, a partir de las cuales reflexiona y va entrelazando la influencia e inspiración de las matemáticas en nuestros hábitos y en todo lo que nos rodea. En última instancia, y mientras nos cuenta historias —no solo Newton, Einstein o los filósofos griegos pueblan sus páginas, sino también Dante, o Cortázar o Míjail Tal— o nos narra pequeñas experiencias vitales, nos está ofreciendo una panorámica privilegiada de su propia concepción del mundo, de lo que es una mente que tiene a los números muy en cuenta, de la poesía de los números, en definitiva. Y lo hace a través de un estilo ameno, casi conversacional, sin el retintín didáctico de los manuales matemáticos ni la ampulosidad narcisista del que trata de deslumbrarnos de manera circense con sus habilidades. (Carlos Cruz, 11 de mayo de 2015)

hace 3 años
8

Libro original y bien escrito, que no leí de un tirón pero del que encontré interesante todos y cada uno de los capítulos. Conocer la historia de Daniel Tammet es altamente recomendable.

hace 2 años