Resumen

Admiramos a quienes tienen paciencia y queremos imitarlos. ¿Cómo lo hacen, cómo dominan su agresividad? ¿De qué manera encauzan sus malos momentos? Podemos intentar descubrir cuáles son sus secretos y cómo se las arreglan para nutrirlos y plasmarlos en la realidad. La paciencia no es un bien que anule nuestra personalidad, sino que la despliega más armónicamente. A través de la experiencia vital de cada uno de nuestros actos cotidianos, podemos adquirirla.

1 críticas de los lectores

7

Breve ensayo sobre la paciencia cuyo autor, filósofo y teólogo, analiza en diferentes ámbitos y aspectos de la vida cotidiana. Lectura interesante y muy bien escrita, quizá un poco demasiado moralista para mi gusto en algún momento, pero muy recomendable para los interesados en el tema.

hace 2 años