LA MUERTE DE IVAN ILICH. HADYI MURAD TOLSTOI, LEÓN (Lev Nikoláyevich Tolstói)

Nota media 7,47 Muy bueno 117 votos 11 críticas

Resumen

Considerados entre los mejores que salieron de la pluma de León Tolstoi (1828-1910), los relatos reunidos en este volumen ilustran, pese a su disparidad, dos de las principales inquietudes del autor ruso. Inspirado en un incidente cotidiano y real, La Muerte de Ivan Ilich constituye un clarividente análisis de la fibra íntima de su protagonista, en un inmisericorde examen de conciencia que le persuade de que su vida ha sido mal vivida. Hadyi Murad expone, en cambio, el conflicto entre la vida sencilla de los habitantes del Cáucaso, regida por la tradición y la costumbre, y la compleja de los rusos "civilizados", para llegar a la conclusión aparente de que el despotismo, aun cuando revista máscaras diferentes, es esencialmente igual en todas partes.

11 críticas de los lectores

7

Aunque pueda parecer increíble, la leí para quitarme el mal sabor que me había dejado Ana Karenina, que no valoraré para no pecar de irreverente, y que me pareció más folletín que otra cosa. La muerte de Ivan Ilich no tiene nada que ver, claro. Posiblemente no haya leído nunca nada capaz de provocar tal angustia. Me pareció, sin embargo, que la historia podía dar más de sí.

hace 1 año
6

Acabo de terminarla y desde luego cumple las expectativas. Novela dura que te deja con un sabor amargo y un estado "pensativo" en el que te cuestionas si realmente estás viviendo.

hace 1 año
8

Un relato que pone de manifiesto la soledad ante la muerte y, por extensión, ante cualquier revés personal que resulta fastidioso a una sociedad de apariencias sumida en la mentira permanente. El protagonista, en su decadencia, comprende lo absurdo de la existencia, en cuyo repaso solo se salvan los recuerdos de la infancia inocente.

hace 2 años
7

No puede evitar compararlo con "La Metamorfosis" de Kafka, un libro que me dejó con un sabor amargo (pero no insoportable), es casi inexplicable la inmensa congoja y lástima que me produjo el personaje principal, quien en el desasosiego de su comparecencia no tuvo descanso, una agonía interminable. Un libro duro, que nos muestra que al fin y al cabo, solos llegamos y solos nos vamos, que al final solo seremos un recuerdo fugaz de quienes permanecen más tiempo que nosotros. Sin dudas leeré más de Tolstoi.

hace 3 años
8

Me parece que expresa lo patético de las posiciones que asumen los segundos y los terceros en una situación frustrante para un primero, obviamente. Demuestra (para mí) lo mendiga que es concepción de muerte y fracaso para los occidentales o en otro modo "los burgueses" como diría Hesse. En fin, más que un relato de cómo se siente un moribundo, es, cómo siente que sienten los demás del moribundo, y lo agobiante que eso llega ser, incluso más que la misma muerte.

hace 6 años
7

En el relato "La muerte de Ivan Ilich" se asiste a la agonía de un funcionario que no se resigna a la muerte. A medida que el avance de la enfermedad lo separa cada vez más de su familia, el protagonista medita largamente sobre el sentido de su vida, haciendo un balance personal en el que intenta descubrir qué es lo que realmente le ha hecho feliz y si ha aprovechado su tiempo en el mundo. Con un predominio del monólogo interior, es una obra introspectiva que, a medida que se acerca el final se vuelve cada vez más angustiosa, en el que el lector se identifica con el sufrimiento del protagonista. En "Hadyi Murad" se cuenta la historia de un personaje real checheno en el contexto de la guerra del Cáucaso. Además de la curiosidad que supone encontrarse con chechenos en una obra rusa del XIX, el personaje supone una idealización de las costumbres de su pueblo, frente a la crítica que hace de los rusos y sus relaciones, basadas en el interés y lastradas por su complicado contexto social. Especialmente llamativo (y la razón por la que no pudo publicarse en vida del autor) es el despiadado retrato del zar Nicolás I, caracterizado como un hombre caprichoso y cruel que ve fomentados sus defectos por el servilismo de su entorno. Una rareza dentro del marco de los grandes novelistas rusos del XIX.

hace 6 años
5

Como todo lo escrito por Tolstoi, te deja al final con una enseñanza para reflexionar y pensar en la vida. El relato no me gusto mucho, tal vez lo espere con muchas ansias, destaco lo ya mencionado, la enseñanza.

hace 7 años
9

Iván pagó un precio muy alto para descubrir una realidad innegable, angustiosa y cruel: el descubrimiento del sentido verdadero de la vida, que deja al descubierto la hipocresía y la vanidad, tanto de sus seres queridos como de la sociedad. El protagonista se quitó la venda de los ojos de una forma muy dolorosa y, lo peor de todo, lo hizo muy tarde. Es uno de esos relatos cortos (pequeñas joyas literarias) que cuando nos topamos con ellas marcan, dejan su estigma para siempre. Historias breves pero intensas y profundas, donde es imposible decir más con menos. Me encantan estas narraciones escuetas y sencillas pero con un cariz íntimo y reflexivo, que suscitan la meditación y la interpretación del lector. Este “librito” pertenece a un exclusivo club selectivo de perlas, que entre mi repertorio propio y particular puedo citar: “La metamorfosis”, “El extranjero”, “Bartleby, el escribiente”, “De ratones y hombres”, etc. Como dice el refrán: “La esencia se guarda en frascos pequeños”.

hace 8 años
8

Morir en la superficialidad de la vida, empezar a vivir en la muerte. Admirable relato.

hace 8 años
8

Una meditación sencilla y arrolladora sobre la muerte en primera persona. Tambien paralelamente, como dice sick_th un analisis de la reaccion de la familia, y el desprecio por las actitudes a las que se someten los familiares en la muerte de un ser querido. Es extraño encontrarse con observaciones de esa profundidad hilvanadas con tanta paciencia y con tan hermoso final.

hace 8 años
10

Una maravilla de novela. Un retrato excelente del matrimonio.

hace 9 años