LA JUGUETERÍA ERRANTE. Un misterio para Gervase Fen CRISPIN, EDMUND

Nota media 7,25 Muy bueno 20 votos 4 críticas

Resumen

Cuando el poeta Richard Cadogan decide pasar unos días de vacaciones en Oxford tras una discusión con el avaro de su editor, poco puede imaginar que lo primero que encontrará al llegar a la ciudad, en plena noche, será el cadáver de una mujer tendido en el suelo de una juguetería. Y menos aún que, cuando consigue regresar al lugar de los hechos con la policía, la juguetería habrá desaparecido y, en su lugar, lo que encontrarán será una tienda de ultramarinos en la que, naturalmente, tampoco hay cadáver. Cadogan decide entonces unir fuerzas con Gervase Fen, profesor de literatura inglesa y detective aficionado, el personaje más excéntrico de la ciudad, para resolver un misterio cuyas respuestas se les escapan. Así, el dúo libresco tendrá que enfrentarse a un testamento de lo más inusual, un asesinato imposible, pistas en forma de absurdo poema, y persecuciones alocadas por la ciudad a bordo del automóvil de Fen, Lily Christine III.

4 críticas de los lectores

8

Se afirma en la cubierta de la preciosa edición de Impedimenta que “La juguetería errante” es un clásico de la novela de detectives inglesa. Lo cierto es que después de leerla no me cabe la menor duda de porqué. La novela de Edmund Crispin comienza con el descubrimiento de un cadáver en una juguetería por parte del poeta de Richard Cadogan. Pero al regresar con la polícia no hay cadáver por ningún lado; ni tampoco juguetería, que se ha transformado por arte de magia en una tienda de ultramarinos. Ignorado por la polícia, tratará de resolver el misterio junto a su colega Gervase Fen. “La juguetería errante” cuenta con numerosas referencias literarias, persecuciones, comentarios mordaces y personajes excéntricos, como un defensor a ultranza de Jane Austen extremadamente pesado (como fan de Austen dada a las peroratas no he tenido más remedio que sentirme algo identificada). Todo ello, teñido con un inconfundible tono “british”. Edmund Crispin debería estar en la lista de lecturas de todo aquel que disfrute con una buena novela de detectives.

hace 3 años
7

Es una novela entretenida, divertida y bien resuelta pero sobre todo muy "British". El lenguaje es el típico lenguaje redicho y un poco anticuado de las novelas inglesas con mucho circunloquio pero siempre correcto y ese aire rancio de Oxford, localidad en la que se sitúa la historia y que le va muy bien al relato. Las situaciones que se plantean son también muy típicas del humor británico con ese temor de los personajes a las escenas ridículas que de tanto tratar de evitar se acaban produciendo irremediablemente. Me ha gustado pero no me ha sorprendido tanto como pensaba y aunque tiene bastante situaciones divertidas al estar planteadas con esa flema tan inglesa puede que nos cueste un poco identificarnos. En cuanto a su comicidad no he llegado a reírme más bien a sonreírme.

hace 5 años
8

Novela ambientada en 1938 en Oxford, ciudad donde el poeta Richard Cadogan decide pasar unas vacaciones. Pero nada más llegar descubre el cadáver de una mujer en una juguetería; cadáver que cuando vuelve con la policía ya no está, ni tampoco la juguetería. Tras estos asombrosos hechos va en busca de su antiguo compañero de estudios Gervase Fen, un extravagante profesor de literatura y detective aficionado, el cual enseguida se pone al mando de la investigación del extraño caso. Un caso cada vez más estrambótico y retorcido, en el que se encontrarán con los designios estrafalarios de una millonaria, un gran despliegue de personajes peculiares, persecuciones rocambolescas... La novela es una mezcla de humor y misterio, con un estilo muy británico y plagado de referencias y citas literarias. Muy entretenido y recomendable.

hace 5 años
8

Un asesinato por resolver, unos personajes variopintos y situaciones rocambolescas. Todo aderezado con píldoras de erudición y pinceladas de humor. Todo muy british.

hace 5 años