LA IMPORTANCIA DEL QUINCE DE FEBRERO RHEI, SOFÍA

Nota media 7,5 Muy bueno 2 votos 1 críticas

Resumen

Todos los ex novios de Sandra creían en el azar, a pesar de que ella, psicóloga, tiene una mentalidad científica. El último la dejó el día siguiente a San Valentín, el año pasado. De modo que cuando esa fecha fatídica regresa, Sandra se pregunta si existe la fórmula exacta para dar con el hombre ideal. Inspirada por la paradoja de Fermi y por las obras de Isaac Asimov, tiene una revelación: utilizar los datos estadísticos de su trabajo para dar con la pareja perfecta.Pero en ocasiones, ni los sistemas científicos ni las casualidades salen como una espera. A veces, lo importante es ser capaz de reconocer el amor cuando aparece, tener la valentía de enfrentarse a una misma y aceptar que las mejores cosas pueden llegar en el momento más inoportuno.

1 críticas de los lectores

A veces no recordamos si hemos echado la llave al salir de casa e incluso volvemos para comprobarlo. Pero no olvidamos otras cosas, como el cumpleaños de nuestro mejor amigo o el día que alguien desapareció de nuestra vida por una u otra razón.
El quince de febrero fue el día que a Sandra la dejó su último novio. La herida aún duele y ha decidido pedirse el día libre para no escuchar los comentarios de sus compañeros de trabajo sobre San Valentín.
Ese día, Sandra se pregunta si existe la fórmula exacta para dar con el hombre ideal, e inspirada por la paradoja de Ferni y por las obras de Isaac Asimov, toma una decisión: utilizar los datos estadísticos de su trabajo y sus conocimientos como psicóloga para desarrollar una aplicación que le ayude a encontrar la pareja perfecta y al mismo tiempo, ayudar a otras personas.
Para ello pedirá ayuda a Jorge, un informático de su empresa, que deja que el azar decida sobre cada uno de los aspectos importantes de la vida porque no se ve capaz de de tomar buenas decisiones por sí mismo. Justo lo contrario a Sandra, que analiza detalladamente cada paso que da.
“La importancia del quince febrero” de Sofía Rhei es una comedia romántica que invita a reflexionar sobre las relaciones de pareja y también sobre nuestra capacidad de tomar decisiones sin tener en cuenta las opiniones de familia, amigos, publicidad, redes sociales…
Un libro que me ha emocionado y con el que también me he reído a carcajadas. Especialmente con Sigmund, el gato con el que convive Sandra, un bichejo con un carácter de mil demonios que tiene mejor juicio que su humana.
Si buscáis una novela divertida, alejada completamente de los cánones de la literatura romántica, éste es vuestro libro.
Como despedida, os dejo una frase de Isaac Asimov, mentor de la protagonista: “Sobre todo, nunca pienses que no eres lo suficientemente bueno. Nunca pienses eso. De lo contrario, las personas creerán que así es.” (Ana García, 6 de febrero de 2019).

hace 5 meses