LA GUERRA DEL FRANCÉS. La marca del traidor LACUEVA, AMANDO

Nota media 8 Muy bueno 2 votos 1 críticas

Resumen

Las Cortes de Cádiz a petición de la Junta Superior de Cataluña envían un agente de inteligencia, Pedro Sevilla, capitán de alabarderos, para que indague la trama que se cierne sobre Tarragona, desenmascare a los traidores y los aprese, dado que desde el Obispado de Solsona se comunica a sus miembros que las tropas francesas entrarán en la ciudad el próximo 28 de junio de 1811, pero el comisionado de las Cortes, de camino a Tarragona, es interceptado por guerrilleros afrancesados de La Embrolla, un grupo de maleantes y asaltadores de caminos capitaneados por un antiguo corsario apodado El Jerezano, que colabora con la red de espías franceses instalada en la plaza. Un agente enviado personalmente por el emperador, quien adopta varias personalidades, suplanta la identidad de Pedro Sevilla, logrando convencer a los miembros de la junta Superior de Cataluña de su identidad. El enviado de Bonaparte es un hombre camaleónico, capaz de adoptar el aspecto de diversos personajes, el más relevante es el de Joan Ixart, el impresor de la gaceta del Diario de Tarragona, que maquina con los agentes franceses y los soplones de Cádiz, que le tienen por el comisionado, para que la traición culmine con la entrega de la plaza a las tropas bonapartistas dirigidas por el mariscal de Campo, Louis Gabriel Suchet. Joan Ixart no duda en pactar con cualquiera e inventa una estrategia delirante con el Comodoro Codrington, jefe de la armada británica en el Mediterráneo para que traicione a los españoles, pero ignora que el británico tiene sus propios planes. Ixart atrae toda la atención de los alguaciles y de Pedro Casas, un segundo comisionado de Cádiz, ayudado por un antiguo amigo de la infancia, Joaquin Fábregas, teniente de migueletes del segundo regimiento de artilleros de la plaza, pero quizás se trate de una trampa hábilmente urdida por los franceses para desviar la atención del verdadero cerebro de la trama, un hombre que permanece en la sombra y mueve los hilos de la conspiración.

1 críticas de los lectores

Se trata de una novela de trama compleja, que exige toda la atención del lector, pues desarrolla una acción de espionaje y contraespionaje que, en su afán por mantener la intriga y el suspense, a veces llega a resultar confusa. Además, combina un narrador en 3ª persona con otra en 1ª, que introduce varios de los capítulos juzgando y adelantando los hechos que se van a relatar, recurso que a veces funciona potenciando la tensión y en otras contribuye a esa confusión ya mencionada, al hablar de acontecimientos y personajes todavía demasiado lejanos en la narración. Con un estilo que en ocasiones recuerda a Pérez Reverte, la lengua resulta muy vívida pero también repetitiva, y se echa de menos una edición más cuidada, ya que se observan algunos errores ortográficos y de puntuación. Lo mejor de la novela se concentra en el tramo final y en la relación de las aventuras de los somatenes, los personajes mejor desarrollados y de mayor intensidad dramática (especialmente Mingo Prats). Aunque se trata de una lectura que presenta ciertas dificultades, siempre es interesante rememorar un capítulo histórico que nos enfrenta y acerca a las vidas y sufrimientos de la población civil (y de los guerrilleros voluntarios) durante los trágicos acontecimientos de la guerra de Independencia. (Montse Yáñez)

hace 6 años