Resumen

Las crónicas reales de la Guerra Zombi en España. A mediados de diciembre de 2009, los primeros asesinatos de Hornachuelos saltan a los titulares de los periódicos y de los telediarios. Aunque en un principio el Gobierno lanza una cortina de humo en torno a la violencia de los ataques que rozan el canibalismo, la Crisis de la Doble Muerte estalla en toda Andalucía sin que nadie sepa responder con la suficiente rapidez. Febrero de 2010. La crisis económica mundial apenas puede disimular la gravedad de lo ocurrido en Andalucía en el plazo del último mes. Se barajan varias hipótesis como desencadenantes de la resurrección de la carne, pero lo cierto es que el Hambre ha cundido por las 8 provincias. La Guerra de la Doble Muerte es la historia de Judith, Salvador y Jonás, la lucha de estos tres resucitados que, habiendo perdido la práctica totalidad de sus recuerdos, se enfrentan a un mundo que no entienden y del que habrán de huir aunque desconozcan cómo y hacia dónde. Mientras tanto la propaganda desplegada por el ejército español habla de la Ciudad Negra como única posibilidad de salvación y de una supuesta cura de la enfermedad. "Mi estómago es una rata negra, me castiga con unos bocados ásperos. La siento dentro, inquieta en la ratonera de la barriga. Tengo hambre."

3 críticas de los lectores

8

Esta no es una novela de zombis al uso. Si eres de esos que ama el género sólo por ver tripas por el suelo y muertos vivientes repugnantes que devoran a una animadora en una ciudad americana, ya puedes ir preparándote para darte un golpe en la cara. La Guerra de la Doble Muerte no es eso, ni en cuanto a contenido ni en cuanto a forma. Cargada de un lenguaje poético y muy visual, nos muestra una guerra en toda regla, que huye del maniquísmo típico: los "buenos" aquí ni siquiera son quienes cabrían esperar en una novela de terror. En cuanto a contenido, el lector debería ir olvidándose de la sangre por la sangre. La GDM no es una novela simple (aunque sí sencilla de leer; se pueden devorar sus 400 páginas en una semana): la invasión zombi no es algo gratuito; aparece enmarcada en un contexto que no nos resultará difícil reconocer. Los mayores miedos de la sociedad actual aparecen plasmados como posible desencadenante de una plaga de muerte viviente que a un lector medianamente avispado no le resultará reconocer. Nosotros, los "vivos" ¿lo estamos realmente? La GDM, lejos de querer vendernos una filosofía de vida, al menos nos hará plantearnos algunas preguntas. Y si el lector no desea plantearse cuestiones tan existenciales, se garantiza igualmente una novela de terror muy, muy entretenida en un ambiente que resultará, para variar, bastante familiar...

hace 8 años
10

Suelo leer género de terror. Eso sí, pocas veces especificamente de zombis. Gracias a los comentarios favorables que me han llegado me decidí a emprender su lectura, al principio con escepticismo, luego con creciente asombro. Pocas veces he encontrado un libro de terror escrito con este "estilazo", que no quiere decir que no sea una buena historia o que no tenga momentos muy intensos. Que los tiene. De seguida me enamoré del dilema de Judith y ansiaba encontrarla tras cada página. El autor dosifica cada trama para que la intensidad crezca gradualmente. Es un libro imprescindible para los que amamos el terror y para los que no también. Me encanta el estilo del autor.

hace 8 años
10

Podría parecer un género menor, pero no hay géneros mayores o menores. Sólo hay buena o mala literatura. Estamos, por fortuna, ante lo primero. Muy buena literatura. Una pesadilla demoledora, que se lee con auténtica fruición, cuyos personajes permanecen largo tiempo en la memoria del lector. Una epidemia de extraño origen propicia la resurrección de los muertos. Y con ella el furor y la saña de los vivos. O mucho me equivoco o estamos ante una obra de culto. Al tiempo.

hace 8 años