LA DESAPARICIÓN DE STEPHANIE MAILER DICKER, JOËL

Nota media 6,37 Bueno 87 votos 29 críticas

Resumen

La noche del 30 de julio de 1994 la apacible población de Orphea, en los Hamptons, asiste a la gran apertura del festival de teatro. Pero el alcalde se retrasa... Mientras tanto, Samuel Paladin recorre las calles vacías buscando a su mujer, hasta hallar su cadáver ante la casa del alcalde. Dentro, toda la familia ha sido asesinada. Jesse Rosenberg y Derek Scott son los dos jóvenes policías de Nueva York que resuelven con éxito el caso, pero veinte años más tarde, en la ceremonia de despedida de la policía a Rosenberg, la periodista Stephanie Mailer lo afronta: pretende que Dereck y Jesse se equivocaron de asesino a pesar de que la prueba se hallara delante de sus ojos, y que ella posee información clave. Pero días después, desaparece. Así se inicia este colosal thriller que avanza en el pasado y el presente a ritmo vertiginoso, sumando tramas, personajes, sorpresas y vueltas de tuerca, sacudiendo e impulsando al lector sin freno posible hacia el inesperado e inolvidable desenlace.

29 críticas de los lectores

9

Maravilloso, Dicker sigue a un gran nivel despues de las 2 novelas anteriores, grandes personajes e historias interconectadas que al final hace un gran libro y te mantiene leyendo, lei en una entrevista que el autor tuvo que reducir las páginas a la mitad, una auténtica pena

hace 4 días
5

Cuando se anunció un nuevo título de Joel Dicker, estaba pendiente de la fecha de lanzamiento para ir a la librería de mi barrio. Lo primero que hice al comprar el libro era comprobar si tenía el mismo recurso narrativo que sus dos novelas anteriores que había leído - La verdad sobre el caso Harry Quebert y El libro de los Baltimore -, los dichosos flashbacks. Efectivamente los tiene, y al terminar el libro comprobé que el autor sabe usarlos correctamente, por lo menos en lo que respecta a su novela La desaparición de Stephanie Mailer. Van en consonancia con el hilo argumental, contextualizan, completan a los personajes y no interrumpen de forma forzada. En las novelas antes mencionadas, se podrían considerar como un sello de identidad, en esta, más allá de cualquier predisposición, se puede considerar un engranaje de una compleja maquinaria. La narración transcurre en primera persona, desde la perspectiva y pretensiones de múltiples personajes, mostrando los hechos tal y como los vivieron. Pero aquí es donde empieza el problema. La lectura requiere una atención adicional, no solo en conocer el contexto temporal de los acontecimientos sino quién los está narrando. La atención de la lectura es tal, que es fácil confundir ambos personajes principales, e incluso alguna que otra línea temporal. Los capítulos son cortos y es lo que ayuda a compensar la relación que exige la lectura y la paciencia del lector. La excentricidad de algunos personajes raya en lo ridículo y los estereotipos están tan bien definidos que no es posible identificarse con ninguno de los mismos. Con lo cual, durante el transcurso de la lectura casi toda la atención recae en el suspense en sí donde cabría esperar que fuese su punto fuerte. Respecto a la trama, parece tan inconcebible que incluso he llegado a pensar que Dicker peca de fanatismo americano, con el toque innegable de la comedia francesa, como en la película Se nos fue de las manos en que casi todo lo que sucede es inverosímil, con momentos de risa calculados y una extraña lección moral en el desenlace. El inicio, como prólogo, es prometedor, el ritmo es el acostumbrado, la puesta en escena de Derek y Jesse es prometedora y... se queda en eso. La emoción de la lectura es la esperanza de un cambio en la tónica general que nos haga retomar la misma sensación que en sus dos best-sellers anteriores y que nunca llega. De todos modos, había olvidado que hay que dejar los prejuicios de lado para no enturbiar la visión general del argumento y lo que es su estilo, como puede ser el de otro autor. Joel Dicker tiene su forma de contar una historia, sin más. Puede gustar o no. Ya no tiene que ver con esos saltos temporales, por que ayudan a entender la trama; o el exceso de personajes excéntricos, que cada autor los construye como le parece porque no se trata de escribir un ensayo realista del crimen, sino entretener al público, su público objetivo; pero hay algo en que sí falla y que no convence. Si tanto me ha encantado su novela La verdad sobre el caso Harry Quebert, ha sido su naturalidad. En la presente, no me convence su empeño en mantener la intriga hasta la última página en su proyecto de ingeniería para que todo encaje milimétricamente a cualquier precio. El lector llega saturado a las últimas páginas con una sensación de agotamiento porque el efecto sorpresa quedó liquidado en muchas intentonas anteriores. Las particularidades son atrayentes, al principio, para verse esclavo, el lector, de una trama que no hace más que jugar al gato y al ratón eliminando piezas de un tablero de ajedrez hasta que solo queda un peón en plena claudicación que hace el autor porque el hilo argumental se rompe en favor del sentido común de no extender más el enredo hasta lo absurdo. Me quedo con esta frase de Paul Auster que bien podría definir perfectamente la sensación con la que me he quedado al terminar la lectura de La desaparición de Stephanie Mailer: "Teníamos todas las piezas desde el principio, pero nadie supo encajarlas". Literata Leaks

hace 1 mes
1

Esto lo escribió Dicker? Estoy tan indignada con esta novela que sólo te aconsejo que si te gusta este escritor no la leas, aparte de perder tu tiempo se te caerá un mito, historia simple, ridícula, que no se sostiene por ningun lado, parece que lo escribieron en una clase de parvulario, que decepción! Eso sí, a los de la publicidad le damos un 10, yo en vez de la desaparición lo llamo el "engaño de Stephanie Mailer"

hace 1 mes
8

Muy entretenido, lectura rápida. Lo recomiendo

hace 1 mes
3

La historia es buena sin embargo hay demasiados personajes y demasiadas mini historias que distraen de la principal y al final no tiene relevancia. Con unas paginas menos hubiera sido un libro excelente.

hace 1 mes
2

Llevo toda la novela preguntándome como es posible que La verdad sobre el caso Harry Quebert sea del mismo autor que este libro. Vaya chasco, tiene varios personajes ridículos y la historia no se aguanta. Vaya perdida de tiempo

hace 2 meses
4

"lo ha vuelto a hacer" reza la publicidad de este libro, pero no, no lo ha vuelto a hacer, este libro no es la sombra de los anteriores del escritor. algunos personajes son completamente ridiculos e inverosimiles, algunos acontecimientos esperpenticos, la trama regulera. Yo no lo recomiendo, no cumple ni de lejos la expectativas.

hace 2 meses
9

Me gustó mucho. Muy recomendable

hace 2 meses
2

¿Le pagan por número de páginas? No tiene otra explicación una novela tan larga para una historia tan simple. Ningún personaje habló hace veinte años y en la actualidad todos tienen incontinencia verbal. Atención a las excusas de cada uno para no contar lo que sabían en su momento. ¿Y los asesinatos? Cada uno más absurdo que el anterior. No sé cómo he conseguido llegar al final: después de más de seiscientas páginas esperaba algo que justificara mi aguante, pero no. Final simplón. No la recomiendo, salvo a lectores con mucha paciencia y sin nada mejor (o peor) que leer.

hace 2 meses
6

es un libro entretenido y fácil de leer, aunque a ratos se hace pesado, no esta mal para pasar un rato.

hace 2 meses
4

Debo decir que las primeras 250 páginas bien. Bien narrada, aunque para mi gusto hay demasiados personajes. Menos mal que al final del libro explica los personajes, quién es quién. Opino que le sobra como 200 páginas. Empezó bien, me gusta cómo escribe Dicker, pero se me hizo muy pesado. No se cómo he podido terminarlo. Me quedé con la sensación que he perdido mi tiempo. Agotada. Lo siento, pero como nota le pondría un 4. No lo recomendaría

hace 2 meses
4

Se me hizo muy pesado. Empezó muy bien y me daba la impresión que iba a estar bueno como Harry Quebert, pero la verdad que el libro tiene una extensión innecesaria. Sin ponerme a dar muchos detalles hay algunas situaciones que son irrisorias, los peores policías del mundo. Pense que me iba a entretener mas, pero la verdad que no veía la hora de terminarlo.

hace 2 meses
2

Decepcionante. Los personajes son planos, se cuentan las cosas, no se "ilustran", parece una tomada de pelo. Desde mi punto de vista no tiene ninguna calidad literaria. La historia podría ser buena en manos de alguien que le ponga literatura, que no es lo mismo que escribir.

hace 2 meses
7

Al principio se me hizo un poco pesado, demasiado personaje, saltos en el tiempo, historias y más historias... Pero luego ya todo encaja y te va enganchando más y más... Me gustó más el de Harry Quebert, pero este no me ha decepcionado.

hace 2 meses
6

Me pasa como a muchos lectores, si lo comparo con los anteriores esta muy por debajo. Esta bien escrito y se lee muy fácil, pero me ha decepcionado un poco, esperaba mucho mas de Dicker.

hace 2 meses
5

Entretenido sin más, pero si lo comparo con los dos anteriores, que me gustaron mucho, ha sido una decepción. Esperaba mucho más... Empieza bien, pero poco a poco la trama se desarrolla con giros pocos creíble, personajes que no dicen mucho...Sinceramente, lo he terminado por no dejarlo a medias, pero podría habérmelo ahorrado. Además el libro tiene 640 páginas. No creo que lea otro de Joel Dickers a menos que alguien en cuyo criterio confío lo lea antes me lo recomiende mucho.

hace 2 meses
6

Como novela policiaca, está muy bien contada y es muy interesante. El planteamiento que da la investigación tiene hasta un punto original cuando se descubre uno de los errores de 1994. Pero le falta una parte más personal, más de personaje que en Harry Quebert entrelazaba muy bien y que supo explotar en todo su esplendor en El libro de los Baltimore, para mí hasta ahora el mejor libro del autor aunque sea una opinión impopular. Precisamente esa parte tan personal es de la que adolece LDD Stephanie Mailer, que da pinceladas de todos los personajes para hacer el puzzle completo. Recomendable como pasatiempo

hace 2 meses
7

Este es mi estreno con este joven autor por el que sentía una inmensa curiosidad por saber y comprobar porque tenía tanto éxito de ventas. He comprobado que la forma que tiene de escribir es cercana, ágil y muy fácil de seguir aunque te meta mil historias y personajes dentro del mismo libro. Una cosa que me agobia en exceso a la hora de leer es la aparición de un dato o momento repetido multitud de veces como si los lectores fuéramos lerdos y perdiéramos el hilo, y con esto me refiero a que podría ser mucho más brillante si en vez de más 600 páginas Dicker hubiese reducido su trabajo en menos de 500. Aún así me ha gustado muchísimo la historia, la he disfrutado, la he devorado, y tal y como dice todo buen lector sus libros son adictivos 100%. Por lo tanto quien necesite una lectura fácil y atrayente esta es sin lugar a dudas ideal para el verano o en momentos bajos o de resaca literaria. 8/10. La trama: 1994 - La población de Orphea, en la región de los Hamptons, asiste a la gran apertura del festival de teatro. Un hombre recorre las calles vacías buscando a su mujer, hasta hallar su cadáver ante la casa del alcalde. Dentro, toda la familia ha sido asesinada. 2014- Jesse Rosenberg y Derek Scott, dos jóvenes y brillantes policías de Nueva York, resuelven el caso. Pero veinte años más tarde, en la ceremonia de despedida de la policía a Rosenberg, la periodista Stephanie Mailer lo afronta: asegura que Dereck y Jesse se equivocaron de asesino a pesar de que la prueba estaba delante de sus ojos, y afirma poseer información clave. Días después la chica desaparece sin dejar rastro ...

hace 2 meses
4

Le pongo un 4 porque me ha entretenido, pero si lo comparo con mis expectativas ha sido una pura decepción. Trama rocambolesca, poco creíble, personajes que no enganchan, hay incluso algunas situaciones descitas qu eme parecen una ofensa para la inteligencia del lector, tiene cabos sueltos por todas partes....eso si, mantiene bien el ritmo, de ahí el 4, pero no creo que lea otro de Joel Dickers a menos que alguien en cuyo criterio confio me lo recomiende mucho mucho.

hace 3 meses
6

Aunque me ha enganchado y la he leído en poco tiempo, encuentro muchas situaciones inverosímiles y algunos personajes y sus relaciones son demasiado caricaturescos. Nada que ver con "La verdad sobre el caso...." que me pareció espléndida.

hace 3 meses