LA CORONACIÓN DEL EVEREST MORRIS, JAN

Nota media 7 Muy bueno 1 voto 1 críticas

Resumen

En 1953, todo el mundo estaba a la espera de oír si la expedición de sir John Hunt triunfaría en su intento de ser la primera en llegar a la cima del monte Everest, a ocho mil ochocientos metros sobre el nivel del mar. Jan Morris, periodista de The Times, estuvo con aquella histórica expedición desde el principio hasta el final. Cuando Edmund Hillary y Tenzing Norgay alcanzaron por fin la cima, Morris se enfrentó a un nuevo reto: hacer llegar la exclusiva a Londres a tiempo para coincidir con la coronación de la reina Isabel II. Publicado por primera vez en Inglaterra en 1958, La coronación del Everest es la crónica de un evento histórico, una evocación íntima e impactante de la más famosa de todas las hazañas del montañismo y de la que quizá fuese la última gran primicia del periodismo de la vieja escuela.

1 críticas de los lectores

Hay un tipo de lector que cumple al momento con el perfil de lector de este volumen: el aficionado a National Geographic, a las crónicas de lugares y gestas exóticas. Y, desde luego, el aficionado tanto a los libros como al alpinismo, pues aquí se reúnen esas dos pasiones. La crónica de la expedición que dirigió Hunt y coronaron Hillary y Tenzing Norway en 1953 es una de esas grandes historias que, por su relevancia, merecían ser contadas. Es lo que hizo Jan Morris —entonces James Morris—, cuando en virtud de corresponsal de The Times acompañó a los héroes de la montaña.
Pero reducir el interés de La coronación del Everest a la crónica de aquella hazaña es quedarse en la superficie. Escrita años después de la proeza, esta crónica tiene consigo la grandeza y nostalgia de un tiempo aún proclive al heroísmo y al descubrimiento de lo ignoto. Es el homenaje a unos tiempos únicos, antes de que el Everest se convirtiera en el destino turístico que es hoy. Quizás por eso, más que una constatación de la gesta de Hunt, Hillary, Lowe o Grant, lo mejor de La coronación del Everest sean las propias peripecias de Morris, sus intrigas para transmitir y asegurar la primicia de la expedición para The Times —con los recursos limitados de mensajeros o radio—, así como la descripción de las comunidades de aquellos sherpas que acompañaron a los exploradores. Si a ello se le suma una prosa elegante, dinámica, que no renuncia a los diálogos y no carga en sus descripciones —un riesgo no tan banal ante tanta montaña—, resulta un libro que puede disfrutarse mucho más allá de la pasión por el National Geographic o el alpinismo. (Carlos Cruz, 20 de julio de 2015)

hace 3 años