LA COLA DE LA SERPIENTE PADURA, LEONARDO

Nota media 7 Muy bueno 13 votos 2 críticas

Resumen

Unas cuantas calles casi en ruinas, asediadas por los escombros y los delincuentes, es lo que queda del viejo Barrio Chino de La Habana. Cuando se adentra en él un Conde ya ex policía, dedicado ahora a la compraventa de libros de segunda mano, no puede evitar recordar que estuvo en ese rincón exótico y agreste de la ciudad muchos años antes, en 1989. Todo surgió de la petición de la teniente Patricia Chion, mujer irresistible, para que le ayudara en un extraño caso: el asesinato de Pedro Cuang, un anciano solitario que apareció ahorcado y al que le habían amputado un dedo y grabado con una navaja en el pecho un círculo y dos flechas. Eran rituales de santería que obligaron a hacer pesquisas por otros ámbitos de la ciudad. Pero el Conde descubrió hilos inesperados, negocios secretos y una historia de abnegación y desgracias que le devolvió la realidad oculta de muchas familias emigrantes asiáticas. Como dice una expresión china, tuvo que encontrar la cola de la serpiente para llegar a la cabeza.

2 críticas de los lectores

3

Una decepción y de las grandes. La novela es mala con ganas, en todos los sentidos. La historia no se sostiene, la investigación policíaca es tan débil que produce sonrojo, la caracterización de personajes resulta básica o inexistente, el tratamiento del universo chino ridículo... En fin, un despropósito. Pero lo que más me ha llamado la atención ha sido el pésimo nivel narrativo. Se diría que Padura, premio Príncipe de Asturias, no sabe escribir. Su narrativa deja mucho que desear, con demasiados párrafos que convierten la lectura en algo próximo a la tortura.

hace 3 años
9

Buenísimo. El único "pero" es que se me ha ido enseguida de las manos: además de su poca extensión (180 pags.) se hace muy corto por su fácil lectura. Según parece, es la séptima entrega de las peripecias del personaje de la novela, sin embargo yo no he leído las anteriores y no lo considero necesario para degustar ésta por si misma. A pesar de ser una novela breve está completa, todo la trama está muy bien hilada y nada le falta. No se queda sólo en novela negra, se perfilan bastantes aspectos de la condición humana, haciendo énfasis en temas como la soledad, el desarraigo y la fidelidad. Los personajes están muy bien dibujados, y el ambiente que nos describe por las calles de La Habana es tan atractivo que dan ganas de acompañar al personaje e incluso entrar en su compañía en el bar adecuado, para saborear un ron Santiago servido con una piedra de hielo.

hace 8 años