Nota media 7 Muy bueno 1 voto 1 críticas

Resumen

Publicada originalmente en 1908, "La casa en el límite" es la obra maestra del escritor británico William Hope Hodgson y uno de los libros más importantes e influyentes del género de horror sobrenatural de todos los tiempos. Dos amigos van de vacaciones a Kraighten, una diminuta aldea situada en la parte occidental de Irlanda. Explorando aquella zona yerma, despoblada, la pareja llega hasta el umbrío caos de lo que en tiempos pretéritos debió ser un jardín y, más tarde, descubren los restos de un edificio construido en el borde de un abismo con forma de cráter. Al hurgar entre el montón de escombros, hallan un libro estropeado por las piedras. Cuando comienzan a leerlo, este resulta ser el diario de un hombre viejo, de identidad desconocida, que vivía solo en la antigua casa con su hermana y su perro. Se trata del extraño e inverosímil relato de "La casa en el límite". Y por él sabrán de la caverna que existe bajo la casa, de los monstruosos seres porcinos que habitan más adentro y de las planicies desoladas que se esconden en otra dimensión, más allá del espacio-tiempo, a la que es transportado en una espantosa visión el infortunado narrador del diario.

1 críticas de los lectores

La casa en el límite es una obra de terror escrita a principios del siglo XX, con el aliciente añadido de que fue precursora en su tiempo y género.
La historia comienza alertando al lector, la narración que viene a continuación fue hallada de una forma insólita en forma de manuscrito. El editor, quien escribe las primeras líneas, ignora si hace “bien” al presentar al público dicho título. Este es un inicio de novela que, quizá, en la actualidad, ya no sorprende tanto, pero tiene ese regusto clásico, misterioso, que llama a seguir leyendo. La trama gira en torno a un hombre que, junto a su hermana y el perro, habita en una casa situada junto a un abismo. El lugar es acechado por extrañas criaturas, a la vez que el personaje masculino, el autor del manuscrito, es participe de diversos “viajes”.
El estilo es directo, el lector se verá interpelado en ocasiones, además no es una típica trama de terror, ya que al mismo tiempo nos sumerge en un ambiente insólito y en la complejidad de la mente humana. Una lectura peculiar que, si bien, en algunos aspectos es compleja, es apta y recomendable, sobre todo para los seguidores del género de terror y/o paranormal, máxime si consideran a Lovecraft un escritor de cabecera, pues Hope fue uno de sus maestros. (Dolors Martínez)

hace 1 año