Resumen

Creía que las cosas iban a cambiar cuando encontré a los demás. Dejaríamos de huir. Nos enfrentaríamos a los mogadorianos. Y los venceríamos. Pero estaba equivocado. A pesar de estar juntos, apenas logramos escapar con vida de los mogadorianos. Y ahora estamos escondidos, tratando de decidir cuál debe ser nuestro siguiente movimiento. Los seis somos poderosos, pero no lo suficiente para enfrentarnos a todo su ejército. Todavía no hemos aprendido a trabajar juntos. Se nos acaba el tiempo, y lo único que sabemos a ciencia cierta es esto: tenemos que encontrar a Cinco antes de que lo hagan ellos. Cogieron al Número Uno en Malasia. Al Número Dos en Inglaterra. Al Número Tres en Kenia. Yo soy el Número Cuatro y se suponía que tenía que ser el siguiente. Pero aún sigo con vida. El final de esta batalla todavía queda muy lejos.