Resumen

Jacques Lantier, solitario y misógino ingeniero de locomotoras, se enamora de Sévérine, la mujer del jefe de estación Roubaud. Este crudo relato de asesinato, pasión y posesión, es la novela número diecisiete de las 20 publicadas por Émile Zola con el título genérico Les Rougon-Macquart. Zola desgrana un crudo retrato de la condición humana; un estudio compasivo de cómo los individuos pueden llegar a descarrilar por fuerzas atávicas más allá de su control. La obra evoca poderosamente el final del Segundo Imperio en Francia, donde la sociedad parecía lanzarse hacia el futuro como las nuevas locomotoras y ferrocarriles que construía. Zola nos recuerda que bajo la chapa del progreso tecnológico permanece siempre la bestia que llevamos dentro. La novela ha sido llevada al cine por directores de la talla de Jean Renoir o Fritz Lang.

2 críticas de los lectores

7

Con el título queda todo dicho. En base a esta premisa, la mayoría de protagonistas no tiene demasiados escrúpulos para mentir, engañar y, especialmente, para matar. Sirve al propósito de la obra pero los impulsos de los protagonistas me parecen demasiado irregulares, hasta caprichosos. De lo leído del autor me quedo, con mucho, con Germinal.

hace 1 año
6

Trama con el trío: marido, esposa y amante; precisamente este último es el considerado misógino, pero que no es realmente tal, pues en realidad lleva una tara congénita en su sangre que le lleva al asesinato, si bien su razón le retrae del instinto asesino, lo cual es el motivo para evitar tener contacto con las mujeres y desarrollar su enfermedad. hasta que su amor con Séverine le dice que debe estar curado de la enfermedad mental. Me ha resultado un poco lenta, algo pesada en algunos momentos. Las mejores novelas que he leído hasta el momento, La Taberna y La Tierra, ambas bastante buenas.

hace 6 años