INTENTOS DE SACARLE ALGO A LA VIDA. El diario de Henrik Groen, de 83 años y cuarto GROEN, HENDRIK

Nota media 5,67 Regular 3 votos 3 críticas
  • GéneroNarrativa
  • EditorialROCA
  • Año de edición2016
  • ISBN9788416306879
  • ISBN digital9788416498628
  • Idioma Español

Resumen

Hendrik Groen puede ser viejo, pero no está muerto aún, y sabe que no debe perder el tiempo este año. Ciertamente, sus paseos diarios son cada vez más cortos, sus piernas empiezan a protestar. Últimamente frecuenta mucho a su médico de cabecera. Sí, Hendrik está hecho una piltrafa. Es un anciano, técnicamente hablando. Pero ¿quién dice que sólo puede vivir su vida escondido en una casa de retiro, tomando café y esperando a que llegue la muerte?

3 críticas de los lectores

Octogenario incombustible, Hendrik Groen seguirá arrastrando sus pies aunque la muerte llegue a pisarle los talones; no quiere y no puede ir más rápido, los años pesan demasiado. Si tiene que alcanzarle, será disfrutando de la vida con sus compañeros de residencia o escribiendo su diario.
Subversivas, rebeldes, irónicas y un pelín nostálgicas, cada una de las hojas que lo componen son una lección clara y desenfadada sobre el día a día de un anciano carismático y muy agudo.
Las arrugas bajo las que se ocultan sus ojos no le impiden ver la realidad. Hace gala de un humor negro extraordinario para criticar el pensamiento rancio del jubilado holandés, los recortes gubernamentales y las visitas de rigor -y casi siempre sin amor- de hijos y nietos.
No todo es malo, claro que no. Hay espacio para las salidas por Ámsterdam, las pequeñas fiestas y hasta para el amor...a los ochenta y tres año y cuarto también late el corazón.
Divertido y entretenido diario que no te dejará indiferente sea cual sea tu edad. Advierto: ¡Sus ganas de vivir son contagiosas! (Jorge Juan Trujillo, 29 de mayo de 2017)

hace 1 año
5

Después de terminarme este libro tengo claro que El abuelo que saltó por la ventana y se largó es mucho mejor, con más acción y con situaciones mucho más desternillantes. El diario de Hendrik Groen tiene algunos puntos simpáticos, que hacen que saques una sonrisa y es original teniendo en cuenta que es el diario de un anciano que vive en una residencia y que tiene que ponerle imaginación a la vida para contar cosas interesantes pero la trama resulta monótona y repetitiva y no me he reído con esta obra tanto como esperaba. Aún así es una novela positiva, que busca ver el lado bueno de las cosas, y que se lee rápido pero no es una novela imprescindible de leer.

hace 1 año
3

Para las ganas que tenía de leer este libro me precipité bastante, demasiado diría yo porque no he podido llegar a la página 200 de tan simple y tonto que lo encuentro, no tiene nada de nada, vivencias y aportaciones, por llamarlo de alguna manera porque esta historia no aporta nada, de un anciano de 83 años al que le pasan cosas de lo más normales, como a cualquier otro de su edad porque no es nada del otro mundo, en una residencia. Se le añade un punto cómico que desborda lo absurdo y en forma de diario. Sin más, lo he intentado pero no he podido de lo simple que me ha parecido y de lo que me miraban los demás libros para que aparcara este y siguiera con ellos. Importante: si alguien disfrutó con "El abuelo que saltó por la ventana y se largó" entonces este puede que sí sea su libro, al menos puede que le robe alguna sonrisa.

hace 2 años