HISTORIAS DE NUEVA YORK CRANE, STEPHEN

Nota media - Sin votos 0 voto 1 críticas
No hay información que mostrar

Resumen

Once maravillosas historias sobre el Nueva York que despide el XIX y recibe el XX: un retrato de las personas que levantaron desde sus cimientos la que, según afirma Juan Bonilla en su prólogo, es «la capital del mundo». Asistimos a un Nueva York de carruajes que colapsan el tráfico, niños rotos a la búsqueda de un juguete, pensiones de mala muerte donde refugiarse apenas del frío y algo de la soledad, lujosos salones cuyo brillo impide ver a sus moradores cómo vive la otra mitad, prostitutas y policías en una relación tan vieja como la más antigua de las ciudades, tenderos italianos y hambrientos ladronzuelos... Historias de Nueva York es una vívida colección de estampas en la que la ciudad emerge protagonista del rumbo de sus habitantes. Las facetas de periodista y narrador de Stephen Crane se funden para aproximarnos a medio metro de distancia de sus personajes y asistir así, en primera fila y de primera mano, a un espectáculo que vivimos como si ocurriera hoy, pero que tuvo lugar hace más de cien años. Personajes anónimos, conflictos al límite... guiados por la escritura intensa y plástica de quien fue considerado «el Chéjov americano» por el prestigioso crítico Robert Wooster Stallman.

1 críticas de los lectores

Si al lector le gusta Nueva York, es difícil, por no decir imposible, cansarse de leer libros sobre la Gran Manzana, ya sean crónicas actuales, cuentos ambientados en la ciudad de los rascacielos o, como en este caso, pequeñas piezas entre literarias y periodísticas de finales del siglo XIX. Salvando el lapsus temporal, la ciudad esta ahí y es fácil de reconocer. Pueden haber cambiado los tiempos, los tipos y la topografía pero en las páginas de Stephen Crane, un oscuro escritor neoyorquino con vocación periodística que no llegó a poner un pie en el siglo XX, lo que late es Nueva York en estado puro. Indudablemente sorprenden las escenas, fotográficas, totalmente visuales. De haber vivido un poco más, tal vez estaríamos ante un director de cine volcado en su protagonista, la ciudad, y sin embargo lo que tenemos es una ventana al pasado, a situaciones concretas y personajes si no estereotipados sí muy propios de la Nueva York de la época. La edición, tan cuidada como toda la coleccion de narrativa de El Olivo Azul, ayuda a hacer de la lectura de estas Historias de Nueva York una lectura deliciosa, para saborear despacio. (Gloria Magro)

hace 8 años