HISTORIA DE LA MONJA ALFÉREZ, CATALINA DE ERAUSO, ESCRITA POR ELLA MISMA ERAUSO, CATALINA DE

Nota media 10 Excelente 1 voto 1 críticas

Resumen

Novicia, militar, virgen y casi mártir, pendenciera, pasional, disfrazada casi toda su vida de hombre, Catalina de Erauso, más conocida como la Monja Alférez, es una de las figuras más controvertidas y excepcionales de nuestro Siglo de Oro. Vasca de nacimiento, pasó gran parte de su vida en tierras americanas, desempeñando diferentes oficios y participando en acciones militares. Cuando volvió a España, su fama era ya considerable a ambos lados del Atlántico. El rey Felipe IV le concedió una pensión vitalicia por los servicios prestados a la Corona y el Papa le permitió seguir vistiendo de hombre y continuar su existencia andariega. Aunque su historia se presenta a través de un yo autobiográfico, no sabemos si fue ella quien la escribió, si otra persona la redactó bajo su dictado o si un tercero se documentó sobre la historia y narró unos hechos en lo que la "fábula" presta un evidente servicio a la "historia".

1 críticas de los lectores

10

Catalina Erauso y Pérez de Galarraga, definir-la en una palabra, Valiente. Catalina de Erauso, nació en la villa de San Sebastián, de Guipúzcoa, en el año de 585, hija del capitán don Miguel de Erauso y de doña María Perez de Galarraga y Arce, creada por ellos hasta completar 4 años. En el año de 1589, fue ingresada en el convento de San Sebastián el Antiguo, que es de monjas dominicanas, dónde su doña Úrsula de Unzá y Sarasti, es priora. En el año del noviciado, después de una reyerta con una monja profesa, Catalina de Aliri, huy a la noche del 18 de marzo de 1600, hasta entonces, ella no conocía nada más que él convento donde se creo. En esta noche empezó robando línea, aguja y tijeras, convirtió sus ropas en ropas de hombre, y se torno un varón. A partir de esta fecha, ha caminado, por buena parte de España, como una prófuga, sufrió intentos de abuso sexual, mientras pensaban que ella era un varón, peleo y los repelió, logro llegar en Nueva España, cruzado el océano, como varón y ayudante del capitán. En Nueva España, ha ingresado en el ejercito, peleado, con soldados, holgazanes, indios, esclavos negros y incluso herido y matado algunos de ellos cuándo le fue necesario. Fue elegida por algunas madres, como esposo ideal, para sus hijas, y en ese momento, huyo, retomando su vida de prófugo, estuvo varias veces en las cárceles de Nueva España, incluso condenada a muerte, pero lograba salir, hasta que cuándo no tuvo más remedio, has confesado que era una mujer y monja no profesa, un bondadoso fray, solicito a dos matronas que la conferirán si realmente, era una mujer, y para sorpresa de muchos, lo era y aún estaba virgen y intacta. Una historia de vida, que merece nota 1000, como escritora, me encantaría que tuviera dejado un relato mayor sobre su vida y sus aventuras, pero con las 200 páginas que ella nos ha dejado, me quedé sorprendido, por la fuerza de voluntad de esta mujer, y su resiliencia, para resistir y soportar a todas las adversidades que la vida le ha impuesto.

hace 2 años