Nota media 9 Excelente 3 votos 2 críticas
  • GéneroNarrativa
  • EditorialNAVONA
  • Año de edición2015
  • ISBN9788416259038
  • Idioma Español

Resumen

En los convulsos días de la Revolución Rusa, la aristócrata María von Krüdener, acompañada de sus cuatro hijos, sirvientas y un abultado equipaje, huye de su hacienda en Tula, al sur de Moscú, para reunirse con su marido. Instalada en un hotel de Kislawodks en el Cáucaso, ahora convertido en una especie de “isla de náufragos”, se encuentra rodeada de gente en su misma situación: príncipes, chambelanes, especuladores, y pequeño-burgueses. Conscientes del angustioso destino que les espera, viven sus últimos días de libertad entre fiestas y bailes como si en este breve respiro quisieran despedirse de su mundo perdido. La continuación del viaje en tren hacia una ciudad del mar Negro, hacinados docenas de fugitivos en un vagón de ganado, irrespirable y maloliente, durante tres días, es una imagen que se presenta al lector, según señala Miriam Dauster en el prólogo, como una premonición de Wassermann, que era judío-alemán, de lo que serían años después los trenes de la muerte en la Alemania nazi. El encuentro de María, seductora e inteligente, con Golowin, un marinero revolucionario, experimentado y culto, en una miserable posada costera, convulsionará las ideas y valores de la mujer, que ella cree firmes, pero que él demostrará que sólo son un parapeto que le ha robado la libertad de actuar y de sentir.

2 críticas de los lectores

En un volumen que apenas rebasa el centenar de páginas, Wassermann consigue esa introspección, profundidad y altura que caracteriza a las mejores y más clásicas novelas de los dos siglos pasados. Solo por la tremenda condensación de calidad que presenta Golowin se justifica su presencia en una colección que tiene el llamativo título de los ineludibles.
Esta es la historia de la huida desde Tula a través de los Cárpatos al mar de Maria von Krüdener, parte de la aristocracia rusa, cuando estalla la sangrienta revolución que derrocó al zar. Es la historia de aquellos que sufrieron un vuelco completo de su suerte, de la frivolidad de las fiestas de los opulentos, de la miseria del nuevo desheredado. Es, sobre todo, la historia de María, que huye con sus hijos y varios sirvientes, y tiene que mantener su dignidad, su honor y su libertad mientras busca reunirse con su marido. Toda una serie de valores humanos —pues Wassermann, en última instancia, realiza una disección del espíritu— que tienen su máxima expresión en el encuentro entre María y Golowin, un marinero de la revolución a cuya merced queda la expedición de huida.
Lo mejor de Wassermann es que es un narrador consumado. Aunque sus obras poseen la profundidad y calidad de los mejores, su talento como narrador trae consigo la ligereza de los best-sellers, sin necesidad de los arabescos, florituras y regodeos de algunos escritores literariamente serios. Él lo es, pero no necesita virguerías. (Carlos Cruz, 10 de agosto de 2015)

hace 3 años
8

Se trata de una novela breve ambientada en la época de la Revolución Rusa. La protagonista es María von Krüdener, aristócrata rusa que viaja con sus hijos y sirvientas en busca de su marido -que ha huido anteriormente- y escapando de la revolución. La historia se inicia con la llegada a Kislawodks, donde el grupo se instala en un hotel en el que se alojan huéspedes en situación similar a la suya y que no pueden evitar el convulso momento de cambios que están viviendo. Ya aquí destaca el carácter de María y su “saber estar” en toda circunstancia, y sobre todo sus dotes en el uso de la palabra.
María y su séquito se verán obligados a seguir el viaje de manera clandestina, y será cuando lleguen a una ciudad junto al mar cuando se produzca el encuentro entre nuestra protagonista y Golowin –un marinero revolucionario que parece haber estado esperando a alguien de la inteligencia y sensualidad de María-. Ambos mantendrán un impactante diálogo –¿batalla dialéctica?, ¿lucha entre el bien y el mal?...-, en mi opinión el culmen de la novela, y que hará tambalear toda la fortaleza interior de María.
Me ha encantado el relato, de la primera mitad destacaría las descripciones de los personajes, en especial de la protagonista, y de la segunda mitad del libro el diálogo entre María y Golowin, imperdible, en mi opinión. Sin olvidar la prosa, soberbia. Es lo primero que leo de Wassermann pero me ha parecido un gran autor.

hace 2 años