Resumen

Carlo y Margherita son una pareja joven a la que se podría considerar feliz. Una pareja como muchas. Hasta «el malentendido». Así es como empiezan a llamar a un atisbo de duda que poco a poco va erosionando su matrimonio. Alguien vio, alguien avisó, los colegas hablaron, y la supuesta traición acaba por convertirse en una poderosa coartada que abre la puerta a las fantasías. ¿Somos capaces de no caer en la tentación de ser infieles a nuestros propios sentimientos? Marco Missiroli lo cuenta con un estilo punzante y envolvente, dirigiéndose al corazón de sus personajes: él, ella, la otra, el otro. Nosotros mismos. Prepárate para leer tu propia historia.

2 críticas de los lectores

Confundimos algunos conceptos y algunas sensaciones e, irremediablemente, el deseo de una felicidad distinta a la que poseemos y no sentimos, nos empuja a la incertidumbre. Esta es la historia de la Humanidad, tal vez la nuestra varias veces repetida, mezclar una ilusión pasajera con una vida plena; ser conscientes de que cada vez que abrimos la puerta a la duda, acabamos por querer cerrarla con ladrillos de remordimiento y culpa.
Somos incapaces de gestionar la rutina y la seguridad extraña que en ocasiones aporta. A partir de esta contradicción, acabamos divididos en personas que anhelan y arriesgan y en personas anheladas que no pierden; el problema es que, siendo conscientes de los pros y contras de cada grupo, nos dejamos clasificar sin dar importancia a los problemas que vendrán después.
Margherita y Carlo, su camino hacia la autogestión de la cotidianeidad o hacia el inconformismo, saben de todas estas contradicciones y de los riesgos que corre su matrimonio si la novedad se normaliza.
Contradicciones, remordimientos, necesidad de ser -ser algo, en ocasiones ni si quiera saber qué- pero a través de los ojos de otros e indefiniciones personales comparten un macchiato y ven caer las dudas sobre Milán.
La historia no es nueva, las reacciones de quienes rodean a Margherita y Carlo sí. Es aquí donde la Fidelidad de Missiroli gana enteros y la de Margherita y Carlo pierde consistencia. A fin de cuentas, los anhelados no tienen la obligación de ajustarse a los criterios de los anhelantes.
Las vidas de quienes rodean a la pareja aportan a la novela un interés inusitado e invitan a seguir leyendo sobre historias que no guardan relación con el amor a la italiana, ni con el drama o las pasiones mediterráneas.
Unos y otros, los que desean y los deseados, nos llevan de la mano por las calles de una Italia real, herida de crisis, con brechas que supuran paro y recesión, huérfana de turistas y sin postales, y abren una vía social que relativiza cualquier quebradero de cabeza sentimental, situando al lector en un espacio próximo a la realidad más cruda.
Misiroli invita a la lectura, Milán a la tristeza, los personajes a reflexionar sobre cómo nos encontramos cuando perdemos lo que en realidad fue nuestro. (Jorge Juan Trujillo, 20 de abril de 2020)

hace 2 meses
3

Una novela simple, detalles de un matrimonio común con problemas de infidelidad desde mi punto de vista esta novela solo nos muestra la historia de un matrimonio en el cual hubo infidelidad pero a pesar de eso terminan viviendo juntos y creando una familia en la cual los conflictos en ciertos momentos son por la infidelidad.

hace 4 meses