ESTÉTICA DEL POLO NORTE ONFRAY, MICHEL

Nota media 9 Excelente 1 voto 1 críticas

Resumen

«En medio del campo donde plantábamos patatas, con el incesante gorjeo de las alondras de fondo, le pregunté qué lugar elegiría si de repente un genio se cruzase en su camino para hacer realidad el viaje de sus sueños. “El Polo Norte”, me respondió. Yo apenas tenía diez años. Debía rondar esa edad cuando, una noche de verano, delante de la puerta de casa, mi padre me señaló la presencia titilante de la estrella polar, que no duerme, que permanece fija en el cielo y sirve al navegante para no perder jamás el rumbo.
Por su ochenta cumpleaños, le regalé un viaje a la Tierra de Baffin, más allá del círculo polar —en el Polo Norte. Estas páginas cuentan la parte visible». Estética del Polo Norte es un diario de viaje, una filosofía del frío y una meditación sobre los males de la civilización. Onfray reflexiona sobre el espacio, la naturaleza pero también sobre la nostalgia. Un texto denso, lírico e inteligente donde el autor asume su filosofía objetiva y silenciosa.

1 críticas de los lectores

Estética del Polo Norte es un libro de viajes que es al mismo tiempo una divagación sobre el meollo de la existencia y la civilización, y un homenaje a la nostalgia. Escrito a raíz de una breve marcha del autor junto con su padre al frío ártico, cumpliendo con uno de los deseos vitales del padre que el hijo se aprestó a regalar, el resultado es tan hermoso como cautivador.
Onfray describe, en sucesivos pasos que enmarca como «tiempos», la apabullante y majestuosa naturaleza extrema del lugar que visita. Es imposible no sentirse abrumado ante la magnificencia de todo lo mostrado, de la grandiosidad de un paraje increíblemente duro y castigador, pero místico cuando se escudriña en su esencia. La prosa de Onfray nos transporta con un sentido ritmo poético, que no deja de desmenuzar cada pulsión y latido que emanan del Polo Norte. Y de la naturaleza, la atención se va volcando —de manera natural, en un corrimiento suave y fluido— a los inuit, al pueblo del norte, desentrañando su filosofía y su saber ancestral para, progresivamente, lanzar una sentida crítica al imperialismo y la cultura y civilización únicas, que fagocitan y destruyen lo diferente.
Por su belleza, y la deliciosa inmersión en que hunde al lector en sus páginas, creo que es la Estética del Polo Norte uno de los mejores y más subyugantes libros de viaje que he podido apreciar. (Carlos Cruz, 9 de octubre de 2015)

hace 3 años