EL RETRATO DE DORIAN GRAY WILDE, OSCAR

Nota media 7,74 Muy bueno 2.371 votos 154 críticas

Resumen

Cuando se publicó El retrato de Dorian Gray, la crítica moralizante no dejó de acusar a su protagonista de ser una figura satánica, corrompida y corruptora, sin comprender que era el héroe de una novela que reflejaba la fatalidad de los románticos. Oscar Wilde (1854-1900) había querido hacer de la belleza un refinamiento de la inteligencia, y para ello sumió a su protagonista, Dorian Gray, en una atmósfera de perversión dominada por el arte y los poderes de un misterio que está más allá de la realidad: gracias a los dioses, el culto a la belleza puede trasladar las huellas del paso del tiempo a un cuadro, mientras el rostro de Dorian Gray permanece inalterado e inalterable.

154 críticas de los lectores

6

Al principio me encanto la descriptiva que empleaba el autor, al pasar la lectura me parece que cae en la redundancia, lo que genera un poco de pesades en la lectura, lo comence a leer porque el libro está gratuito en el play book.

hace 5 años
8

Libro muy bueno, sobre todo por su trasfondo filosófico. La lectura se puede hacer pesada en algunas partes, pero al final se vuelve a coger con gusto. El final me gustó mucho.

hace 5 años
10

De Oscar Wilde, “El retrato de Dorian Gray” ¿Se puede sobrevivir a una sociedad hipócrita? Vivir y disfrutar de placeres prohibidos ¿hace daño a los demás? ¿Hasta dónde puede llegar la libertad individual? Se dice que la fotografía es capaz de mostrar el alma del fotografiado. Algo así sucede con el retrato de Dorian Gray. Poco a poco, de manera casi mágica, el rostro retratado envejece, se vuelve malévolo, repulsivo. Pero, físicamente, Dorian se mantiene joven, sano, vital. ¿Qué está pasando? En medio de la inglesa "tierra natal de la hipocresía", los consejos que recibe Dorian Gray parecieran calar hondo en su personalidad. La lectura de un libro, definiciones, frases conceptuales y filosóficas, hacen un entramado de difíciles cuestiones humanas ¿O sobrehumanas? Un libro para pensar sobre la sociedad, la libertad, la expresión del arte, el egoísmo y sobre todo: la irrealidad de la ficción, que, por el contrario, muestra la contundente realidad.

hace 5 años
8

Quien de ustedes no quisiera ser Dorian, yo si me encanto

hace 5 años
10

Fue mi primer libro del romanticismo, al principio me costó muchísimo y pensé en dejarlo varias veces puesto que salía de una literatura simple y meterse de pronto en el romanticismo sin haber tenido contacto anterior con éste es algo complicado. Sin embargo cuando iba por la página 30, de pronto caí completamente enamorada de este grandísimo autor y desde entonces ha pasado a ser mi libro y mi escritor favorito. Me parece sublime, tanto en contenido como en estilo y redacción, este hombre escribió maravillas. No exagero cuando digo que es la primera muerte de un personaje célebre que de verdad me duele ya que era demasiado joven y nos deleitó con muy poca prosa, aunque buena a rabiar. Uno de mis futuros objetivos sin duda es ir hasta Francia a visitar la tumba de este ser tan tremendamente maravilloso.

hace 5 años
7

Aunque en ocasiones es difícil de leer, por las extensas descripciones que hace, es una historia muy interesante y con muchas conversaciones dignas de leer. A destacar, la descripción de la época a través de dichas conversaciones (que además te hacen reflexionar) y, por supuesto la trama. Sólo recomendable a gente que le guste mucho la lectura.

hace 5 años
10

Lo que confirma que este libro es especial, es que algunos lo consideren horrible y otros brillante. Me sumo a estos últimos. Con todo respeto hacia las opiniones más críticas y considerándolas tan válidas como la mía, creo que suelen estar unidas por un mismo sentimiento: el aburrimiento por un hilo argumental que no avanza. Lo veo lógico. Este no es un libro para leer con impaciencia, ni para comérselo en dos días. Es un análisis valiente y sin censura, de la sociedad. Algunas páginas valen oro puro. El hilo argumental es una excusa para justamente amenizar lo que realmente es un ensayo filosófico en toda regla. Rara es la página en la cual no aparece alguna famosa cita de Oscar Wilde, que posteriormente la gente repite y usa para sus perfiles en redes sociales, sin saber que proviene de este libro, y no de ninguna conferencia, entrevista o artículo del autor. Toda una gozada de obra para pensar y para disfrutar con sus atrevidas verdades, pero que efectivamente te puede sumir en el más absoluto tedio, si lo que quieres es acción. No es una novela donde "pasen cosas", y se nota que no es su objetivo.

hace 5 años
10

Una historia que cautiva desde la primera página como casi todo lo que he leído de Oscar WIlde. Totalmente de acuerdo con los comentarios de que de repente puedes sentirte perdido en la lectura, pero creo que es parte de la magia de leer a este gran escritor quien estuvo adelantado a su época y por ello incomprendido. A pesar de que han existido varias interpretaciones cinematográficas, creo que nadie ha podido interpretar al verdadero Dorian Gray, y es que es tan fascinante y complicado a la vez, pero es que acaso ¿No todos los seres humanos somos así?. Sin duda Oscar Wilde, un genio.

hace 5 años
9

Me gusta, pero sí cuesta de un momento a otro. Creo que la obra tiene un buen significado, y el señor Wilde lo ha logrado con su forma de narrarlo. Esa sed humana de la juventud absoluta, la belleza y los placeres... me ha encantado.

hace 5 años
8

Dorian aquel muchacho encantador, inteligente y carismático. ¿Quien se atrevería siquiera a pensar que por dentro era una persona ruin, egoísta, ególatra, insensible e incapaz de ver las cosas desde un punto objetivo? pero así somos todos en realidad, nos ponemos una mascara, la moral, que nos limita y nos reprime, pero por dentro somos todos como Dorian. A mas de uno de nosotros nos ha faltado poco para cometer los mismos crímenes perversos que cometió el protagonista pero algo nos frena, la Moral, y negamos esto, lo guardamos en el sótano lo cubrimos para que nadie lo observe, para que nadie nos conozca, allí están nuestras frustraciones, nuestros deseos, nuestra envidia, nuestras represiones, nuestros anhelos mas oscuros. Si tu creíste que Dorian era un monstruo déjame decirte que poco falta para que tu también lo seas.

hace 5 años
8

Hay libros que llevan en la estantería años y no he tenido el valor o las ganas de enfrentar. Son fruto de regalos de familiares y amigos, otros sencillamente un capricho y algunos, de esos que digo “éste no puede faltar en mi biblioteca”. El caso es que permanecen ahí, en una especie de letargo, hasta que un día una vocecilla desde lo alto de las baldas me dice “a mí, a mí, ya estás preparado para mí”. Y es así, como si ellos decidieran el momento exacto en que debo leerlos, basándose, claro está, en la experiencia vital por mí acumulada, en los libros precedentes y el estado de ánimo que ellos requieren de mí para dejarse leer. Así es como el Zaratustra de Nietzsche esperó pacientemente en su estante hasta verme preparado. Y así es como El retrato de Dorian Gray, ofrecido y recomendado tantas veces por un viejo amigo, comprado años más tarde porque “no podía faltar en mi biblioteca”, había permanecido mudo, esperando su momento. Volvía a mí, después de una larga temporada sin apenas leer, y lo hacía para devolverme la pasión por la literatura, concretamente por esa literatura moderna y decadente que la novela representa con tanta finura. Criticada y considerada perniciosa en el momento de su publicación y los años subsiguientes, pasado ya el tiempo en que puede más el ruido y la algazara, que la mera belleza artística que la obra literaria encierra, nos queda un clásico de lectura obligada para comprender el decadentismo europeo. Más allá de la temática principal de la novela, reflejada en tantas y tantas versiones cinematográficas, y que ninguna ha sabido traducir con solvencia, como ocurre con la gran obra maestra de nuestra literatura, El Quijote, su mayor atractivo recae en los brillantísimos diálogos, en los que podemos discernir el contraste entre el narcisismo y hedonismo de Dorian Gray y el dandismo del ingenioso, brillante y siempre elegante Lord Henry. Sí se ha tratado la relación entre Dorian y Basil, especulando con los tintes homoeróticos, que si bien pudieron ser buscados por Wilde en busca de una fama notoria, y descartados por él más tarde, envuelto en el escándalo judicial, no tienen mayor transcendencia para la historia. Estos términos, de hedonismo, narcisismo y dandismo, dando a este último por resumen o sinónimo de los dos anteriores, son la base de las diferencias que el autor quería destacar con sus dos personajes. Puede que Lord Henry pervirtiera la mente inocente de Dorian, pero su recato y su manera de conducirse en sociedad, le relegan al rango de teórico del inmoralismo. Sus consejos, cínicos y provocativos, aceleraron la degeneración de la moral de Gray, pero dejando intacta la suya. Son esos consejos, esas reflexiones extraídas de la propia experiencia, los que convierten a la novela en lo que es, ciento veintitantos años después. Merece la pena la descripción de la sociedad victoriana, y como ya he dicho, del decadentismo europeo, pero más en su vertiente psicológica que en la mera imagen de sus salones, paisajes o escenarios. Es difícil no enamorarse de esta obra, amena, considerada por algunos como novela de terror gótica, sí, pero no por ello carente de un contenido profundo y un análisis exhaustivo de la psique humana, sus pasiones, sus miedos y sus contradicciones.

hace 5 años
10

Es una de las mejores tramas que he leído. La escena encantadora y lúgubre que presenta es atrapante y cautivadora. Sorprende e impacta, pero no deja de ser una increíble historia. Personalmente amé y odié a Dorian por ambas partes; y sencillamente fue una lectura deliciosa.

hace 5 años
7

Literatura de alta calidad con un argumento que absorbe la concentración del lector de principio a fin. Obra cúspide de la literatura británica en la que el autor expone de una manera concisa la condición humana, asemejándose, incluso, a Crimen y Castigo, de Dostoievski. Wilde, a lo largo de la obra, nos muestra la decadencia en todos sus aspectos: físico, espiritual, sentimental, artístico... una decadencia que va al mismo compás que el lúgubre paisaje londinense que nos describe Óscar. Un libro que araña el alma y que no te deja indiferente tras su lectura.

hace 5 años
10

Uno de mis libros favoritos. Me mantiene atenta de principio a fin, y sobre todo, me gusta que pone en alerta el espíritu crítico dentro del lector en un sentido muy moralista y filosófico. Excelente libro!

hace 5 años
6

Un libro que dentro de su narrativa tiene distintos puntos de vista de la vida y el comportamiento de la humanidad. Lo bueno, lo malo, moral e inmoral, la maldad y la insolencia ante los distintos modos de pensamiento. ¿Hasta donde puede llegar un hombre por conservar su juventud y que precio tendrá que pagar por ello? El pensamiento de Henry tiene un pensamiento tan malvado pero con mucha lógica, sin embargo hay un limite para todo, pero, ¿ese limite existe o lo ponemos nosotros?

hace 5 años
9

UNO DE LOS MEJORES LIBROS JAMÁS ESCRITOS, este brillante genio de la literatura plasma en este regalo a la humanidad un libro que nadie debe dejar de leer

hace 6 años
9

Para mi el final es uno de los mejores que he leído... La obra está bien lograda, bien narrada y a través de Lord Henry nos muestra maravillosas reflexiones sobre la moral y el comportamiento humano, llegando a veces a justificar el egocentrismo y la banalidad. A medida que desarrollamos la lectura podemos ver como ese joven afable se va convirtiendo en un egoísta y cruel hombre, a pesar de su encanto físico. Esta obra tiene ciertos matices tenebrosos y sombríos, es sin duda es la obra más importante de Wilde y uno de los clásicos favoritos por excelencia. MUY recomendable.

hace 6 años
7

Un libro que no deja indiferente, que te mantiene atado a la historia y que mezcla el romanticismo de la época con un aire terrorífico y lúgubre. Merece la pena leerlo :)

hace 6 años
6

De mis primeras lecturas, ese estilo particular de Oscar Wilde, me agradó el libro, la historia, ya que sale de lo clásico romántico, con ese toque d "terror".

hace 6 años
8

A veces me mantengo un tanto irresoluto a la hora de leer un libro que está considerado Sancta Sanctorum de la Literatura universal, o poco menos. Últimamente he visto en muchas páginas la imagen de la portada de la edición de Espasa, la más habitual, así que "me entró en ganas el anuncio" -expresión guineana- y no me resistí a leerlo, dejando a la espera otro más actual ya iniciado. Opino: Los diálogos correctos y de verbo culto, están bien apropiados a la clase social de los personajes en su época, algo presuntuosa la clase alta. Bien el tema del cambio del retrato en el transcurso de la vida de Dorian como estudio del alma humana, considerando "qué es" y no "quien" lo que plasmó el pintor. Buena novela en su conjunto, pero no mejor que otras muchas clásicas. No debemos hacer de una novela un mito. Ítem: el capítulo 11 demasiado detallado; se intuye presunción de Wilde y su cultura. Incluso está de más.

hace 6 años