Resumen

El maestro Silverbergnos tiene acostumbrados al abordaje de grandes temas desde perspectivas insólitas. En esta ocasión, su pluma y su fantasía se superan a sí mismas en la especulación sobre un futuro que hace retemblar cada fibra de nuestra médula. EL PROCLAMADOR Tomás anuncia el milagro y el milagro se realiza: la Tierra detiene su rotación durante veinticuatro horas, pero sin que se produzca ninguna consecuencia física. La razón se tambaléa, Dios ha dado Su señal. El año 2000 está a la puerta y muchos saben que ha llegado el fin de la Creación. La sociedad se desmantela, caen las viejas religiones, muchos se suicidad y algunos se aprovechan al grito de "¡Reza, Dios ha hablado!" ¿Ha pensado alguna vez qué sucedería si hoy tuviera lugar un milagro a escala mundial? LA IDA es la muerte, el suicidio voluntario y consciente institucionalizado en una sociedad, quizá no lejana, en la cual hay que prepararse para morir, para dejar sitio a otro. Pero sólo debe iniciarse la Partida con el convencimiento de que no queda nada más que darle a la vida ni nada más que tomar de ella.