EL PONI ROJO STEINBECK, JOHN

Nota media 8 Muy bueno 1 voto 1 críticas

Resumen

Libro que entrevera admirablemente dos descubrimientos, el del contacto y la comunión con la naturaleza y el despertar a las luces y las sombras de la existencia, EL PONI ROJO se articula en forma de cuatro episodios de la infancia de Jody Tiflin, muchacho cuya existencia se desarrolla en una granja situada en el valle de Salinas, en California. Escrita en un estilo tan natural como el de las existencias que dibuja, JOHN STEINBECK consiguió con esta obra una de sus principales cimas dentro de sus obras de menor extensión. Si en dos de los episodios ­«El regalo» y «La promesa»­ lo que predomina es el sabor agridulce de la ilusión y la pérdida, en los otros dos ­«Las grandes montañas» y «El jefe»­ es, en cambio, el inquietante atisbo del mundo de los adultos, encarnado, respectivamente, en un vagabundo y en el abuelo, un antiguo pionero.

1 críticas de los lectores

8

El libro contiene cuatro relatos independientes (El regalo, Las grandes montañas, La promesa y El guía de la expedición), que también se pueden considerar globalmente como unidad, pues comparten personajes y ambientación, incluso se encadenan en el tiempo. Mi preferido ha sido sin duda el primero, “El regalo”, el más extenso y también el más duro, cuya historia es la que da título al libro.
El protagonista del libro es Jody, un niño de diez años que vive en un rancho en el valle de Salinas, en California, junto a sus padres y Billy Buck, el mozo del rancho, este último de gran importancia en algunos de los relatos. Las nuevas responsabilidades que Jody adquiere en el rancho, con las circunstancias que las acompañarán, junto al encuentro con un par de personajes extra, le darán una visión distinta del mundo, no siempre agradable, aunque sí realista, que le hará madurar como persona. Se puede considerar que es una novela de aprendizaje, pues son “lecciones de vida” las que el joven protagonista extrae de sus vivencias.
Me ha parecido muy buena la ambientación rural y la voz narrativa, en tercera persona pero enfocada desde el punto de vista de un niño. La naturaleza adquiere también gran importancia, pues es la que, al fin y al cabo, nos muestra el paso inexorable del tiempo y sus ciclos de vida y muerte. Y como siempre, Steinbeck me ha fascinado con su magnífica prosa que logra hacer sentir al lector que es parte integrante de la historia, que está allí, “en vivo y en directo”, metido además en la piel de un niño.
Considerada en algunas ediciones como literatura juvenil, yo la he disfrutado enormemente y creo que aunque sencilla, es una lectura muy recomendable para un adulto. Me ha encantado, en mi opinión es una pequeña joya de los inicios literarios del autor.

hace 2 años