Resumen

Ha pasado el tiempo para Quirke, el hastiado forense que conocimos en El secreto de Christine. La muerte de su gran amor y el distanciamiento de su hija han conseguido acentuar su carácter solitario, pero su capacidad para meterse en problemas continúa intacta. Cuando Billy Hunt, conocido de sus tiempos de estudiante, le aborda para hablarle del aparente suicidio de su esposa, Quirke se da cuenta de que se avecinan complicaciones, pero, como siempre, las complicaciones son algo a lo que no podrá resistirse. De este modo se verá envuelto en un caso sórdido en el que se mezclan las drogas, la pornografía y el chantaje, y que una vez más pondrá en peligro su vida.

3 críticas de los lectores

4

Libro bien escrito que tiene poco de policíaco, más bien habla de personas y sus relaciones. No me ha gustado mucho porque , como el primero tiene demasiadas descripciones innecesarias por lo que a ratos se me ha hecho pesado. El desenlace es totalmente inesperado.

hace 3 meses
7

Yo compararía a Quirke con Wallander, por su personalidad un tanto obsesiva (Cada cual en su terreno, Quirke como forense y Wallander como policía), triste , solitaria y con deseos de mantener una relación con su hija como agarre a la vida.

hace 3 meses
8

Nada como una novelita negra para pasar el verano y para descansar del esfuerzo del libro anterior (el séptimo niño) que me costó mucho. Me encanta Quirke...

hace 4 años