Resumen

El mágico prodigioso es, entre todas las obras de Calderón de la Barca, la que más atraía a Azorín. García Lorca la consideraba "tan grande como el fausto" y el mismo Goethe en Alemania, o Shelley en Inglaterra, la exaltaban como una creación genial. Obra densa y compleja, su intención dominante es, sin duda, teológica y moral. Pero se trata de un drama que se desarrolla en el Barroco español y el código de honor domina férreamente el comportamiento de los personajes. Si a ello se añade el ímpetu de amor que mueve todas las escenas, se comprenderá la fuerza colosal de una obra en la que el ingenio teatral de Calderón de la marca se despliega en toda su deslumbrante riqueza. Bernard Sesé, catedrático de la Sorbona de París, ha depurado el texto y, tras analizar con detalle la trama doctrinal y todos los componentes estéticos de la pieza, la anota paso a paso, para que el lector de hoy la contemple como un espectador de la época de Felipe IV.