EL LIBRERO DE PARÍS Y LA PRINCESA RUSA CLARK BREMER, MARY ANN

Nota media 8,5 Muy bueno 2 votos 1 críticas

Resumen

París, a comienzos de los años 60; donde se encuentran una noble de origen ruso alejada de su familia y un elegante librero del barrio judío, del Marais. Ninguno de los dos es joven ya, pero tampoco lo son los libros que ambos aman. ¿Ficción o realidad? Lo cierto es que, en esta ocasión, no importa la respuesta, a pesar de que el virtuosismo de la narradora nos hace creer todo el tiempo que estamos ante un fragmento de realidad, de su propia vida, un capítulo más de su existencia. Por encima de cualquier intento de verosimilitud, la verdad, una suerte de verdad que resulta atemporal según avanzamos en la lectura, y que nos lleva incluso hasta el pasado más remoto, se impone en cada página de esta extraordinaria novela corta. Como el amor al misterio y a la belleza, a toda clase de belleza. El encuentro entre una noble rusa y un librero muy peculiar, en el París de los años 60, narrado por la autora de Una biblioteca de verano. Una historia de amor por las personas y por la belleza de los objetos. Sutileza, elegancia y brevedad: marcas de Mary Ann Clark Bremer, vuelven a citarse en este evocador texto. Y tras ellas una historia que nos hace reflexionar y sentir más allá de las palabras.

1 críticas de los lectores

8

Novela brevísima (59 páginas) que, bajo el título original “Notebooks II. People, Scenes I”, continúa con las memorias noveladas de la autora. Aunque menciona puntualmente a sus familiares fallecidos y algún aspecto personal, en este texto deja aparte su propia vida y se centra en la breve amistad que mantuvo con una mujer rusa, la Princesa, “no por sus títulos sino por su elegancia y su aura de princesa de cuento, es decir, de verdadera princesa”. La autora escribe: “he reescrito estas páginas como si fueran un «aparte» en mi vida de entonces, y he dejado a propósito al resto de personajes, de nombres y apellidos, que conformaron mi vida en aquellos días. Sólo me importa ahora, en este momento, la historia de la princesa rusa y el librero de París, porque ellos, los dos protagonistas de un amor a destiempo, representan, a su manera, todos los demás amores a destiempo y, en cierto modo, imposibles”.
París, 196..., norteamericana la narradora y rusa la Princesa, ambas viviendo en París, surge entre ellas una bonita amistad que aunque no proseguirá en el tiempo deja un poso profundo que se refleja en la novela. Destaca en la trama la relación entre la Princesa y el Librero, un apasionado de los libros antiguos que contagia su entusiasmo a su “amada”, entre comillas porque no llegamos a saber si la intimidad entre ambos fue algo más que un enamoramiento espiritual.
En este caso las referencias literarias que se citan son principalmente del escritor francés del siglo XVIII Jean-François de Bastide, “un autor de comedias y dramas menores, según los eruditos, pero magistrales según el Librero”, y en concreto sobre su relato “La petite maison” (“La casita”).
Bellísimo texto, sencillo y a la vez profundo y evocador, que con cierta dosis de intriga atrapa y seduce la sensibilidad del lector. Al igual que en sus dos libros anteriores, “Una biblioteca de verano” y “Cuando acabe el invierno”, también en este destaca su prosa lírica, sobria y elegante que hace de su lectura una verdadera delicia.

hace 1 año