Resumen

En medio de una romería, los vecinos de Getxo descubren el cadáver de la joven y hermosa Anari, y sobre ella, gritando desesperado, a un maketo del otro margen de la Ría con el que al parecer iba a fugarse. Al día siguiente, en la librería de Sancho Bordaberri, alias Samuel Esparta, entran dos niños dispuestos a empeñar sus ahorros para contratar sus servicios como investigador privado: quieren demostrar que el maketo, al que todos querían linchar, es inocente. Samuel descubre que fueron muchos los pretendientes y familiares que vieron a Anari la noche fatídica, y el caso se complica porque sus pesquisas se cruzan con las del comisario de la policía Político-Social. Por si fuera poco, se dará de bruces con una persistente leyenda popular según la cual las tumbas de los cementerios costeros se vacían por el fondo y vierten sus cadáveres al mar, donde tal vez los amantes vivan juntos para siempre.

2 críticas de los lectores

4

Una decepción importante. La novela ilustra la vida en una villa vasca tras la guerra civil con acierto aunque las menciones a Franco resulten muchas veces forzadas. El resto, demasiado flojo. La trama se mueve repetidamente hacia una mera cuestión de horarios mientras que las posibles razones para el asesinato de los sospechosos nunca adquieren la suficiente dimensión. Súmese a este hecho la caricaturesca descripción de personajes, con algunos casos (el comisario, por ejemplo) realmente desafortunados, la reiteración absurda de menciones relacionadas con la vocación novelística del investigador, la introducción nunca convincente del asunto de la leyenda o alguna situación relevante inaceptable, incluso ridícula (la entrega de la pistola en la escena final) para terminar de definir una novela que de negra solo tiene el título y la impresión que deja en el lector.

hace 2 años
6

es distinto a todo lo que he leído antes. Me ha parecido curioso e interesante su forma de escribir, te mete en el sentir del pueblo.

hace 6 años