Resumen

La muerte de Matías Bertomeu, el ideólogo que cambió la revolución por la agricultura, pone en marcha los mecanismos que componen Crematorio. El dolor devuelve el reverso de vidas levantadas sobre oscuros cimientos: la del hermano de Matías, Rubén, el constructor sin escrúpulos; la de Silvia, la hija de Rubén, bienpensante restauradora de arte casada con Juan Mullor, el catedrático que prepara la biografía de Federico Brouard, viejo amigo de los Bertomeu, un escritor alcohólico que vive el fracaso de sus últimos días; la de Ramón Collado, el hombre que hizo los trabajos sucios del constructor; la de Traian, el mafioso ruso, viejo socio de Rubén; y la de Mónica, la jovencísima y ambiciosa esposa. Chirbes nos ofrece un panorama terrible: la corrupción como savia que recorre todo el cuerpo de una sociedad en la que la destrucción del paisaje adquiere valor de símbolo. Chirbes despliega así un mundo abandonado por los dioses en el que las palabras y las ideas son sólo envoltorios, y el arte y la literatura, juguetes inanes. Rafael Chirbes se nos muestra, en esta gran novela, más radical, más feroz, más "Francis Bacon" y mejor escritor que nunca. Este libro ha recibido el Premio Nacional de la Crítica en su modalidad de Narrativa, fuente abc.es (08/04/2008).

9 críticas de los lectores

Si en “En la orilla”, Chirbes expone las consecuencias de la crisis económica y social, en “Crematorio” muestra el principal acicate de esta, la especulación inmobiliaria y, por ende, el trato de favor entre las autoridades pertinentes, las tramas mafiosas y el blanqueo de dinero.
Rubén Bertomeu, el personaje estrella, es un hombre hecho a sí mismo, poseedor de una empresa constructora, en Missent. A sus setenta años ha conquistado casi todo el terreno urbanizable y goza de una posición más que holgada. Matías, su hermano menor y único, acaba de fallecer, sin haber renunciado a sus ideales de juventud y este hecho, despierta en Rubén gran cantidad de recuerdos, sus antiguos temores, sueños.
En “Crematorio”, Chirbes experimenta junto a Rubén, Silvia, su hija, Mónica, su joven esposa o Ramón Collado, uno de sus más fieles colaboradores/proveedores, y nos desnuda su mente. En esta mirada introspectiva o monólogo interior, los personajes se balancean del pasado al presente, de lo que fue y pudo haber sido. Este es, en mi opinión, uno de los aspectos más favorecedores de la prosa del escritor valenciano, la forma de cuartear los pensamientos, emociones y actos de sus personajes, que hacen del escrito una obra intensa.
También y, al igual que en “En la orilla”, Chirbes mantiene un tono sórdido, decadente en todo el relato, es su huella personal y el rasgo que permite conservar el interés hasta el desenlace y a la que contribuyen otros personajes, además de los mencionados, Yuri, de origen ruso y sin nada que perder y Federico Brouard, el escritor y antiguo compañero de Rubén.
El estilo es denso, complejo, no obstante, “Crematorio” es una lectura recomendable, por su realismo y profundidad.
Mención aparte merece, Crematorio, la adaptación en miniserie (8 capítulos) de la novela, con Pepe Sancho y Alicia Borrachero en el papel de Rubén y Silvia Bertomeu respectivamente, una interpretación de lujo. Esta serie es un buen complemento del libro, diálogos extraídos casi literalmente guardan la esencia y definen perfectamente a los personajes, y lo que en él se describe de forma sutil o se deja a la imaginación libre, la serie lo refleja de manera excelente. (Dolors Martínez, 1 de febrero de 2015)

hace 2 años
6

Nando Rod ha expresado perfectamente lo que me hubiera gustado comentar.

hace 11 meses
5

https://solidosyamorfos.wordpress.com/2017/08/19/crematorio/

hace 1 año
5

Destacable la capacidad del autor para llenar páginas hasta la saciedad. El argumento prometía pero queda diluido en una densa maraña de reminiscencias y divagaciones. Una lástima porque creo que con mucha menos palabrería se hubiera podido profundizar en la historia de los personajes, en la crítica a la especulación inmobiliaria y los submundos asociados.

hace 1 año
5

Qué lástima de novela! Pudo ser una obra maestra y terminó como un pastiche insoportable. Una de las más irregulares que he leído en mi vida. Por el lado bueno, una estructura valiente e interesante, una capacidad asombrosa de expandir el hilo narrativo y algunos pasajes soberbios. Por el negativo, demasiadas cosas: unos personajes arquetípicos hasta la náusea, un lenguaje común a la mayoría de ellos, una erudición imposiblemente amplia y precisa de varios protagonistas, una intención continua de filosofar y una configuración del pensamiento igualmente coincidentes en los personajes, y una voluntad de intercalar con frecuencia el ideario personal del autor de todo punto inconveniente. Yo la corregiría severamente y la volvería a editar. 100 páginas de poda y fetén.

hace 1 año
7

Novela compleja por su estructura y forma. La historia de una familia envilecida por el estatus social y el dinero, pero que está rota moral y sentimentalmente. Es la España del pelotazo inmobiliario, el tráfico de drogas y los negocios sucios. Chirbes utiliza la técnica del monólogo interior para hacer hablar a estos personajes turbios, egoístas, y sin escrúpulos. Seres desalentados que se ven ya incapaces de dar marcha atrás e intentar recuperar sus ideales y sueños juveniles.

hace 2 años
7

Buena novela realista, literatura de calidad, intelectual y profunda, un buen retrato de un tiempo y un lugar muy concretos. Pero no me ha llegado, no ha conseguido apasionarme en ningún momento. Demasiado cinismo y pesimismo para mi gusto y además la estructura de la novela es una pesada losa, no ayuda nada a que la lectura se haga mas amena. Capítulos que se hacen muy largos, llenos de parrafadas y peroratas, sin ni siquiera puntos y aparte donde poder descansar cuando uno tiene que soltar el libro. Veo muchas similitudes con Cinco horas con Mario. Ambas novelas arrancan con la situación de un personaje que acaba de morir, ambas transcurren en unas pocas horas y ambas tienen un forma similar de narración. El monólogo hablado de un solo personaje en la obra de Delibes. Los pensamientos (o monólogo interior) de varios en la de Chirbes.

hace 3 años
8

Sorprendente novela, sin diálogos definidos, sin párrafos, de escritura dinámica e impactante. Un tema que por muy cercano que nos haya rozado parece que no nos influyen en nada y, sin embargo, forma parte de nuestra cotidianidad, como el ir a comprar el periódico, ir al supermercado o tomar café en el bar habitual. Son tan rutinarias esas acciones que forman parte de nuestras vidas que le prestemos la menor atención. Me ha encantado la personalidad del Chirbes en su peculiar narrativa a pesar de no ser exclusiva, ni tan siquiera original, pero que en Crematorio se reviste de una singularidad que rompe los moldes tradicionales, Sin duda una grandísima novela.

hace 4 años
7

Se trata de una novela narrada por medio del monólogo interior, lo que permite que nos adentremos en el sentir de los personajes de manera muy profunda. Los sentimientos y los recuerdos de varios miembros de la familia Bertomeu ante la muerte de Matías (hermano de Rubén, el patriarca) sirve de punto de partida para una narración que traspasa el panorama familiar para introducirse en la corrupción y la destrucción del litoral mediterráneo por la construcción. A mi juicio, una novela ambiciosa. La obra cuenta con una adaptación televisiva excepcional. Parte del suceso que inicia la novela pero cuenta con una trama propia que no se desarrolla en la obra de Chirbes, por lo que esta sirve de inspiración aunque no se base completamente en ella. La serie recoge la idiosincracia de la novela pero tiene autonomía propia. La parte de la trama concerniente a la especulación urbanística y la corrupción política está más desarrollada que en el libro, más centrado en la familia Bertomeu. Dentro del panorama televisivo español es una auténtica joya.

hace 6 años