CONVERSACIONES DE FÍSICA CON MI PERRO ORZEL, CHAD

Nota media 7 Muy bueno 1 voto 1 críticas

Resumen

Cuando el profesor Chad Orzel fue a la perrera a adoptar a un perro, nunca imaginó que encontraría a Emmy. Además de ser una perrita simpática que necesitaba un hogar, descubrió que era muy parlanchina y que tenía mucha curiosidad por saber cómo se ganaba su nuevo dueño la vida y cómo podía sacarle partido. Al poco tiempo, Emmy intentó aplicar las extrañas ideas de la mecánica cuántica a lo que de verdad importa en la vida: perseguir bichos, conseguir golosinas y dar paseos. Sorprendió a Chad con todo tipo de preguntas: ¿Podía usar el efecto túnel para cruzar la valla del vecino y perseguir conejos? ¿Y teletransportarse para cazar ardillas antes de que treparan a algún sitio fuera de su alcance? ¿Dónde están todos los universos en los que a Chad se le cae carne al suelo? ¿Y qué hay de los conejos hechos de queso que deberían aparecer de la nada en el patio? Derrochando humor y claridad, Chad Orzel explica a Emmy y a los lectores qué es la mecánica cuántica, cómo funciona y por qué sigue siendo extraña, sorprendente e importante para cualquier perro o humano aunque no pueda usarse para cazar ardillas o comer carne. A lo largo de estas charlas, también se tratan algunos momentos clave de la historia de la física, como los experimentos que permitieron descubrir que los electrones son ondas y partículas al mismo tiempo, o el debate que Albert Einstein y Niels Bohr mantuvieron durante décadas para determinar el verdadero significado de la teoría cuántica (Einstein quizás fuera más listo, pero Bohr tenía razón más a menudo).

1 críticas de los lectores

Nos encontramos ante un libro que trata un tema complejo como lo es la física cuántica. Estructurado en diez capítulos, se desarrolla en cada uno de ellos un apartado de la materia, de manera didáctica y asequible, con gráficos, ilustraciones y reflexiones interesantes. Leer sobre la dualidad onda-partícula, teoría de los universos múltiples, efecto túnel o teletransportación cuántica puede sonar a ciencia ficción, pero en este caso se trata de un riguroso libro científico de carácter divulgativo. A destacar el último capítulo, en que el autor arremete contra los malos usos de la física cuántica y expone explícitamente datos concretos de “falsas verdades” y falacias fraudulentas que están en auge en algunos sectores. Como nota de humor se agradecen los diálogos que mantiene el autor con su perra Emmy mientras escribe el libro, inteligente e interesada en la caza de ardillas y conejos. Es una lectura que exige la atención completa del lector desconocedor de la materia por su dificultad, pero a la vez produce una gran satisfacción. Recomendada para todos aquellos que quieran conocer los entresijos de la mecánica cuántica. (Esther Rodríguez)

hace 6 años