ALGO SUPUESTAMENTE DIVERTIDO QUE NUNCA VOLVERÉ A HACER WALLACE, DAVID FOSTER

Nota media 7,67 Muy bueno 27 votos 3 críticas

Resumen

Una pluma mordaz, osada, entrometida, la de uno de los autores norteamericanos más solidos, a la vez que cronisra de la subcultura: turismo de lujo, mensajes televisivos, deportes de élite. Desternillante y corrosivo.

3 críticas de los lectores

7

Es lo que es: una crónica sobre un crucero por el Caribe. Quizás lo sorprendente resulte la disposición de un autor como David Foster Wallace a llevar e cabo tal encomienda. Pero una vez realizada, el resultado es más que digno. Una visión paralela, por supuesto que cínica aunque también buscando cierta complicidad -quizás condescendencia- por momentos, y consiguiendo escenas realmente cómicas en más de una ocasión. Se lee de una sentada.

hace 1 año
8

Casi nunca leo ensayos y sin embargo me ha dado por debutar con David Foster Wallace con este libro. He conocido a un escritor extremadamente inteligente, parlanchín y algo pedante, lleno de manías y rarezas, honesto y autentico y sobre todo dotado con un extraordinario poder de observación y un excelente sentido del humor. Wallace es el tipo de estadounidense que automaticamente te despierta una enorme simpatía sin que sepas muy bien cual es el motivo. Todos los ensayos son de la primera mitad de los 90. Creo que el mas brillante es el dedicado a la televisión. Reflexiones muy atinadas sobre como influye la tele en nuestra personalidad sin que nos demos cuenta. También es muy bueno el dedicado a David Lynch, sobre todo cuando habla de ese peliculón que es Terciopelo azul. El ensayo mas complejo es el dedicado a la estructura literaria, los especialistas lo entenderán, yo poco. Los de tenis me han interesado menos aunque es divertido cuando se juntan el tenis y los tornados. Pero sin duda lo mas divertido y lo que mas he disfrutado son las narraciones de las experiencias de David en una feria estatal (agrícola y ganadera) y en un crucero de lujo por el Caribe. No son lugares muy apropiados para un intelectual que además padece de cierta fobia social. Son unos relatos llenos de observaciones muy agudas e ironícas y con momentos muy graciosos.

hace 2 años
9

Un libro inclasificable, aunque muy cercano a la crónica o hasta al estilo epistolar, debido a la coloquialidad con que el autor presenta el texto. Diríase incluso que es fácil de leer, pero no nos engañemos, lo es por la maestría del autor en el uso de sus técnicas y recursos. Es un libro divertido, inteligentemente divertido y se sirve de la libertad para entregar una obra lúdica pero a la vez consistente que, por poner un ejemplo, utiliza citas larguísimas, que incluso rivalizan con el texto principal. El autor conoce su oficio y no deja que esa libertad lo desborde, se pasea seguro dentro de sus predios, consigue el punto exacto de su mensaje, es perfectametne consciente de ello y eso se nota.

hace 3 años