Resumen

Santos es un hombre duro, tanto como el entorno en el que vive, una localidad en la frontera mexicana, lugar de paso de narcos e ilegales. El gringo Santos tiene dos amores: su esposa Lupe, la mejicanita, y su taller de motos. Pero las motos no dan lo suficiente para comer y Santos hace trabajos para el todopoderoso Don Dimas, quien controla desde su atalaya todo su entramado de negocios criminales. Decidido a cambiar de vida, Santos acepta un último encargo que le permita empezar de cero. Sin embargo el pasado vuelve a visitarlo para recordarle que no basta la mera voluntad para desterrar sus fantasmas.

1 críticas de los lectores

8

Nos encontramos en la frontera entre EEUU y México, aquí conocemos a Santos y a su mujer, a su hijo Roy, al amigo Chucho y a Don Dimas que es el dueño de todos ellos. Santos es nuestro personaje principal, al que vamos a acompañar en esta historia y con el que el autor nos hace empatizar, pero Santos es un sicario, un asesino a sueldo que mata a las órdenes de Don Dimas sin preguntas, por dinero, sin remordimientos, hasta que aparece Roy y la vida empieza a merecer la pena y cuando la vida merece la pena llega el miedo y la coraza se resquebraja y todo se complica. El estilo del autor es muy peculiar, frases cortas, secas y continuos cambios de ritmo, es minucioso en los detalles y en las descripciones, te mete de lleno en el ambiente, hay pasajes lentos que trasmiten a la perfección una calma tensa, una falsa paz y un silencio que se convierte en angustioso porque sabes que se acerca un alacrán y no sabes por dónde y eso no va a ser bueno y cuando llega ya te ha picado y el autor hace correr el veneno a una velocidad de vértigo metiéndote en medio de una espiral de violencia extrema de la que sales pasmado. Hardboiled en estado puro. Original, dura, impactante y muy recomendable

hace 7 meses