AGENCIA LOCKWOOD 2. El espejo perdido STROUD, JONATHAN

Nota media 8 Muy bueno 2 votos 1 críticas

Resumen

Desde que formaron la Agencia Lockwood, para Anthony, Lucy y George, la vida nunca es totalmente tranquila. Son jóvenes, están entrenados y buscan casos nuevos y emocionantes Hace seis meses Anthony, Lucy y George lograron sobrevivir a la casa encantada más aterradora de Inglaterra, pero la Agencia Lockwood aún tiene mucho trabajo por delante: los fantasmas y los sucesos misteriosos nunca se acaban. Además, siguen compitiendo contra los agentes de Fittes, que no deja de entrometerse en sus casos. Las cosas mejoran cuando la Agencia Lockwood es elegida para investigar la tumba de Edmund Bickerstaff, un siniestro doctor que intentó comunicarse con el Más Allá. Por la zona se han visto fantasmas y la misión de los chicos es asegurar el lugar. Pero una vez allí todo va mal: un fantasma es liberado, una peligrosa reliquia desaparece del ataúd y, por si fueran pocos problemas, tienen que lidiar con una calavera parlante... ¿Lograrán los miembros de la Agencia Lockwood permanecer unidos? ¿Conseguirán recuperar la reliquia antes de que alguien la use para hacer el mal?. Edad recomendada: 9 a 14 años.

1 críticas de los lectores

En esta segunda entrega de la Agencia Lockwood, nuestros jóvenes agentes tendrán que enfrentarse a nuevos casos paranormales y superar todos los obstáculos que se les interpongan, tanto físicos como psicológicos, demostrando así, una vez más, un proceso de madurez y adaptación muy por encima de lo normal. Tal como indica el subtítulo, «el espejo perdido» será uno de estos misterios a resolver, pues es un objeto muy peligroso que ha desaparecido y anda suelto por Londres... Y es que todo aquel que se ha visto reflejado en él ha muerto.
Con una increíble dosis de acción y con una gran habilidad de descripción en la que, en ocasiones, puede recordar a la archiconocida serie Harry Potter, Jonathan Stroud consigue superarse en esta segunda parte con la aparición de un nuevo personaje que ya apuntaba maneras al final del primer libro: el tarro de la calavera, un nuevo tipo de fantasma que hasta la fecha parecía sacado de las leyendas, un Tipo Tres. El humor, el sarcasmo y los peligros de fiarse de un espíritu están servidos. Aunque pueda parecer que es un elemento recurrente del autor (recordemos a Bartimeo) en este caso no es un cliché, ni una reminiscencia; tiene personalidad propia y no una copia de su anterior éxito. Y su presencia se agradece mucho.
Así que... atrévete a visitar un Londres asolado por el Problema y a visitar cementerios a altas horas de la noche. Acompaña a nuestros tres agentes en sus aventuras y vive sus temores, sus dudas y sus alegrías en una trepidante investigación a contrarreloj por la seguridad de la ciudad (y por una apuesta). Seguro que lo pasarás de miedo. (Raquel Ramos, 9 de julio de 2015)

hace 3 años